“La forma de escribir de alguien revela quién es realmente” (Entrevista con Juan Nadal Palazón)

Juan nadal

Noviembre, 2014

¿Qué ha sido de aquellos alumnos que han ganado la medalla Alfonso Caso y Gabino Barreda, las cuales otorga la UNAM a sus mejores estudiantes? ¿Han llegado a trascender después de obtener este reconocimiento? La respuesta, en el caso de Juan Nadal Palazón, es sí. Un hombre al que la edad de 35 años no lo ha perjudicado, al contrario, lo ha vuelto más joven con el paso del tiempo. Imparte las materias de Redacción, y Periodismo y Lenguaje Narrativo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde semestre a semestre recibe a más de una cuarentena de alumnos, quienes siguen confundiéndolo con el adjunto e, incluso, dudan si en verdad él es el profesor.

Sus satisfacciones personales han sido la docencia y con el tiempo descubrió su pasión por la investigación, la cual lo ha llevado a escribir varios libros entre ellos un análisis relacionado a los titulares periodísticos en México y otro que recoge los primeros relatos periodísticos de Gabriel García Márquez. Actualmente, trabaja en un nuevo libro sobre la hermeneútica de los titulares periodísticos.

El haber pasado por la licenciatura en Comunicación, la maestría en Lingüística Hispánica y el doctorado en Filología, realizado en la Universidad de Salamanca, España, lo dotó de nuevos conocimientos que le permitieron aplicarlos en la enseñanza de cada uno de los temas de su clase; sin embargo, lo que siempre le caracterizó, desde su formación universitaria, fue el compromiso y la responsabilidad: valores adquiridos de sus padres.

“Mis padres siempre me apoyaron y me dijeron que estudiara lo que a mí me causara ilusión de estudiar. En realidad era lo esperable en ellos, porque toda mi familia se ha dedicado siempre a la enseñanza. Por tanto, ellos siempre han tenido claro que una persona, para poder destacar en su profesión, tiene que estudiar lo que a uno le guste”.

Sus padres también fueron estudiantes de la UNAM e igualmente se dedican a la docencia. Juan Nadal es miembro de una familia con muchos méritos, puesto que su madre fue una de las primeras mujeres en recibir el grado de doctorado en Filosofía en México y es la mayor especialista, a nivel internacional, en la obra de Fernando de Lizardi. Su padre, a pesar de estar alejado del ambiente humanista, ha tenido también relevancia en la enseñanza de la Economía, mientras que el hermano de Juan Nadal se ha dedicado a la escritura de libros sobre Biología adolescente.

Juan Nadal había de estudiar la carrera de Comunicación, nunca dudó, estaba destinado a ello y escogió a la Facultad de Ciencias Políticas como alma mater para poseer herramientas que le permitieran desarrollar la investigación periodística.

El joven Nadal asistía en coche a la Facultad, era admirador del horario de la mañana y decidía comer siempre en su casa ubicada en el Centro de Coyoacán. La vida de un estudiante ganador de la Gabino Barreda no únicamente estaba puesta en hacer tarea todas las tardes, igualmente, acudía a cualquier fiesta a la que era invitado, principalmente las de fin de semestre. Era una persona querida por su generación y por sus profesores; nunca sufrió de abusos por parte de sus compañeros.

A pesar de tener un buen inicio en la carrera, la Huelga del 99-2000 obstaculizó su visión a futuro. Por nueve meses, estuvo a punto de abandonar la licenciatura y dejar a un lado la UNAM para mudarse a otra universidad.

“Me tocó la Huelga del 99-2000 y fue un periodo muy fuerte y traumatizante para nosotros; estuvimos nueve meses parados sin hacer nada. Hubo un momento en el que me vi desesperado preguntándome qué futuro me esperaba, porque no parecía claro que aquéllo iba a terminar. Imagínese usted que pasaban dos, tres, seis meses, ocho meses, nueves meses y no se veía para cuándo. Yo necesitaba hacer mi carrera”.

Juan Nadal decidió no dejar la UNAM a causa de que en otras universidades no le revalidaban las materias que ya había cursado durante los primeros cuatro semestres. Por tanto, el haber regresado a clases después de la huelga, lo motivó a seguir adelante. Fue así cuando comenzó a reconocer la importancia del estudiante de comunicación el cual decía que: “es de esperarse de éste un mejor desempeño en cuestiones de manejo mediático y de expresión”.

Juan Nadal crecería con estas habilidades al formar parte de una familia con una gran preparación académica, sólo faltaba que alguien le diera un empujón para consolidar nuevas metas como lo fue la docencia. Él se interesó en este ámbito durante su preparación como comunicólogo gracias a la ayuda de tres profesoras que lo admitieron como su ayudante y lo proyectaron a la búsqueda de esta vocación.

“En esa época, en la que fui yo ayudante de profesor, aprendí muchísimo observando a otros profesores dar clase y di alguna que otra sesión. Algunos comentarios que me hicieron las profesoras me ayudaron. Desde ese momento, estar frente a grupo lo hace a uno percibir de una manera muy distinta las clases”.

Juan Nadal tomó seriamente su papel como ayudante y, de manera autodidáctica, fue observando los aciertos y errores que un profesor debía tener gracias a que en su trayecto académico siempre estuvo ante la presencia de profesores buenos y malos. Para él, un buen profesor debe ser alguien comprometido con lo que hace y que, principalmente va a tratar a los alumnos como personas y a valorar su trabajo; sin embargo, lo que odia de su profesión es el carácter evaluativo, pero trata de apegarse a las operaciones matemáticas para tratar de ser objetivo con su alumnado.

El profesor Juan Nadal ha perdido el nerviosismo del primer día de su docencia, ahora entra a su salón y se enfrenta cotidianamente a la preocupación de si realmente está haciendo bien su trabajo, procura que no quede ninguna duda y vela porque su presencia como maestro no se vuelva un obstáculo en la vida de sus estudiantes.

Además de trabajar como docente, Juan Nadal cuelga el traje de profesor y se coloca, en otra instancia del día, el de investigador. Acude diariamente al Instituto de Investigaciones Filológicas que se convertiría en su pasión y también en un arma de doble filo. Es un instituto en donde puede desarrollar sus investigaciones; sin embargo, le consume mucho tiempo y es por ello que no ha podido impartir otras materias en la Facultad. Únicamente puede dar una materia al semestre.

Juan Nadal ve en todo momento la importancia de la redacción, su constante pauseo al hablar revela la pertinencia con la cual utiliza las palabras, por lo cual su discurso suele ser claro y entendible. Las faltas de ortografía son su peor enemigo y el periodismo su herramienta de trabajo. Sin embargo, ¿qué hay más allá de Juan Nadal que simplemente un profesor e investigador de tiempo completo?

Es un hombre que diariamente se levanta a las seis de la mañana, duerme a las doce, dice que alguna vez se enamoró en la Facultad y procura ir seis veces por semana al gimnasio. Sus pronunciados bíceps marcados en su playera tipo Polo lo delatan.

Dice que su mayor miedo es el fracaso y su comida favorita la española. España es su país favorito incluso por su acento de voz ––cuasi castellanizado–– podría decirse que debió haber nacido dentro de fronteras ibéricas más que mexicanas; no obstante, su identidad como chilango se hace presente a detenerse por un momento a pensar la respuesta a la raíz cuadrada de 100; no es tan perfecto como se creía, hasta un doctorante puede dudar.

Se dice estar ya cansado de la corrupción en el país y aspira a seguir siendo profesor e investigador en los próximos cinco años. La sonrisa inocente de Juan Nadal estará siempre presente, lo vuelve inmune a los enojos y lo inmortaliza en un ser dotado de conocimiento, cordialidad, humildad y tolerancia. Para él, si una persona comete errores es porque realmente está convencida de querer cometerlos. No perdona ni siquiera las faltas ortográficas de los diarios, anda por la vida corrigiendo hasta el más mínimo detalle y ha adoptado como un lema personal: “No haga el oso”. Juan Nadal incita a la autorreflexión, a la crítica continua y al adecuado uso de las palabras, ya que como él diría: “La forma de escribir de alguien revela quién es realmente”.

Curso de Redacción fast-track: Lección 5. La coma

Hola, Errateros:

Hemos llegado, al fin, a una de las publicaciones más importantes dentro de este curso: hablo del uso de la coma. Diariamente, veo en las redes digitales de información ––Facebook y Twitter–– el mal empleo que se le da a este signo ortográfico e, inclusive, he visto su ausencia en anuncios publicitarios de las calles de nuestra ciudad. Espero y puedan revisar con paciencia cada uno de los usos, ya que en total son 11. Recuerden que al final habrá un ejercicio de evaluación para que rectifiquen y/o pongan a prueba sus conocimientos. ¡Buena suerte!

la-importancia-de-la-coma-1024x679

LA COMA

Es el signo de puntuación más frecuente y es el que tiene más usos distintos. Además, puede decirse que tiene usos arbitrarios. La coma posee 11 usos principales y generalmente es empleada para separar elementos. Es importante aclarar que la coma no marca cierre de idea.

  • USOS

1. Series o enumeraciones

Este es uno de los usos más comunes de la coma el cual consta en separar una enumeración de elementos. Sin embargo, hay que recalcar que la coma puede sustituir a los nexos; en ese caso la coma cumpliría una función de asíndeton porque produce efectos retóricos de énfasis que ayudan a la correcta emisión del mensaje. Cuando tengamos un nexo al final de la oración ahí se hablará de un caso de “síndenton”.

Ejemplos:

-Es dulce, delicada y atenta. (síndeton/ nexo “y”)

-Pedro,Juan,Luisa y tu hermano vendrán a la fiesta. (síndeton/ nexo “y”)

-Quería contarle mis ideas, comunicarte un proyecto grandioso o, inyectarte mi ardiente fe. (asíndeton / no hay nexos).

-Al fin me abrió Mariana: fresca, hermosísima, sin maquillaje (asíndeton / no hay nexos).

2. Elementos intercalados

Son aquellos que interrumpen un enunciado para añadir información accesoria, sin interrumpir el significado general del mismo.

Aclaraciones:

-Si el elemento intercalado va al inicio sólo se pone coma después de este y, si va al final, la coma se pone antes del elemento intercalado. Y si va en medio se pone coma antes y después del elemento intercalado.

-Tener cuidado en no confundir oraciones explicativas y específicas. La oración explicativa será aquella que se puede quitar de la oración y aún así el enunciado cobra sentido.

-Principalmente, yo soy de los que identifica las oraciones intercaladas cuando pueden quitarse y las palabras que siguen cobran sentido con lo anterior. Igual les puede servir de consejo al momento de colocar esta coma en su discurso. En los ejemplos siguientes verán a lo que me refiero.

Ejemplos:

-México, la ciudad de los palacios, es visitada por miles de turistas.

-Tu hermano, según creo, perdió el avión.

Según creo, tu hermano perdió el avión.

-Tu hermano perdió el avión, según creo.

-Los alumnos, que viven en Xochimilco, llegaron tarde.

3. Uso de la coma antes de la conjunción “y”

Para colocar la coma antes de la conjunción “y”, existen tres formas que hay que tomar en cuenta para colocarla adecuadamente; éstas son:

a) Se pone cuando los elementos de una serie o numeración son largos.

Ejemplo:

Iba vestida con una falda corta de lunares rojos, un abrigo de pelo de camello marroquí, unos zapatos de tacones tan altos como la descomunal catedral de Barcelona, y una bolsa de colores mucho mas apetecible que cualquier plato de legumbres.

Como pueden observar en el ejemplo anterior, la coma antes de la “y” es pertinente porque se tratan de elementos muy largos los cuales conforman la oración. En los casos donde enumeramos elementos o palabras, la coma antes de la “y” estaría mal empleada. Tengan cuidado.

b) Se usa cuando dentro de los elementos de una serie se encuentra la conjunción “y” más de una vez. En este caso, la coma se antepone para evitar la ambigüedad. 

Ejemplo:

Mi hermano estuvo con Inés, Elena y Beatriz, y llegó tarde.

c) Cuando coordinan elementos que no son equivalentes ni sintáctica ni semánticamente. Es decir, en este caso la coma se antepone cuando se separan dos oraciones que no están relacionadas directamente o que cambian el sentido de lo que se dijo anteriormente.

Ejemplo:

Jaime dejó instrucciones para cada uno de los empleados, y ninguno tuvo el atrevimiento de desobedecerlo.

d) Se usa esta coma cuando hay posibilidades de ambigüedad.

Ejemplo:

Manuel salió a pasear con Angélica y Clara, y tus primos llegaron después.

e) Siempre se pondrá coma antes de la expresión “y viceversa”

Ejemplo:

-Cuando yo trabajo, mi marido limpia la casa, y viceversa.

4. Uso de la coma en los vocativos

Esta es una regla que es dejada pasar por cada persona, ya que nunca emplean la coma en los vocativos al momento de que le escriben a alguien en WhatsApp o en Facebook. Es necesario que sepan que se colocan entre comas todos aquellos sustantivos o adjetivos que estén en acto vocativo ––cuando mencionamos el nombre de nuestro destinatario––. A continuación les dejaré la diferencia entre la coma vocativa y cuando es la misma oración pero sólo para remarcar una cualidad. Pongan atención

Ejemplos:

Alberto escribe bien (Se destaca una cualidad de Alberto)

Alberto, escribe bien. (La coma cumple la función vocativo porque hay alguien que se está dirigiéndose a Alberto diciéndole que escriba bien).

¡Feliz cumpleaños, Ignacio! (Siempre que le escriban a alguien debe ponerse esta coma. Cuando escriban el nombre de alguien más no debe ponerse la coma)

-Ayúdame en este trance, Virgencita.

Virgencita, ayúdame en este trance.

-Ayúdame, Virgencita, en este trance.

-Entre diversas risas Jorge salió a divertirse a la fiesta de Daniela. Oye, Daniela ¿Qué tal se la pasaron? (Como pueden ver, en esta oración mezclo los dos casos en donde no debe usarse la coma y el otro donde sí es pertinente ponerla porque estamos ante un caso de vocativo; es decir, nos estamos dirigiendo a alguien).

Por tanto, indispensable que siempre que le escriban a alguien pongan ––siempre con la coma––: ¡Hola, Mariana!

Espero y después de que lean esta regla pueda ver correcciones en sus nuevos estados de Facebook o en los inbox que me manden.

5. Uso de la coma en caos de hipérbaton. 

Hipérbaton es el nombre griego de una figura retórica que significa “inversión sintáctica”. Es decir, se altera el orden de la oración en donde el predicado pasa a la posición inicial de la oración o puede colocarse a mitad de la misma. Cuando ocurra esto, se debe pone poner coma.

Ejemplos:

-Con gran sagacidad, el detective resolvió el problema.

– El detective, con gran sagacidad, resolvió el problema.+

6. Uso de la coma en verbo elíptico o anafórico.

A grandes rasgos, la elipsis quiere decir “quitar algo” de la oración y la coma sustituye la expresión removida. Es decir, que en la elipsis falta un verbo ––generalmente es de ser o estar–– el cual es sustituido por la coma. Este caso de la coma se puede apreciar mucho en titulares periodísticos.

Ejemplos:

-El presidente, enfermo. (En este caso, la oración sin la coma querría decir: “El presidente está enfermo”. Como vimos, la coma sustituye al verbo “estar”; por tanto, hablamos de un caso de elipsis).

-Las cuentas, claras. (El ejemplo anterior querría decir: “Las cuentas deben estar claras”. La coma resume el verbo elíptico que es “deben estar”).

Ahora, en el caso de la anáfora, hay un verbo que está expreso en el contexto lingüístico y se retoma. Es decir, que en la primera oración hay un verbo principal y en la segunda oración se vuelve a usar, pero para no causar ambigüedad se pone la coma.

Ejemplos:

-Luis trajo diez libras; Sonia, solamente una libre. (Si no se pusiera la coma, en la segunda oración, podríamos ver que el verbo es el mismo “Luis trajo diez libras; Sonia trajo solamente una libreta”).

-Mi hermano estudia psicología; yo, Ciencias de la comunicación.

7. Uso de la coma en coordinaciones adversativas

En este uso hay que tener mucho cuidado, ya que aquí no hay opciones de equivocarse; es una regla establecida. Por tanto, el no poner coma antes de estas expresiones será incorrecto al igual que poner (;). Esta regla dice que siempre antes de *pero, sino, mas* se deberá poner coma cuando se trate de una idea opuesta o adversativa.

Ejemplos:

-Te lo dije, pero no me escuchaste.

-No quiero bailar, sino dormir.

-Es pobre, mas honrado.

8. Se pone coma antes, después y en el intermedio de

a) locuciones adversativas: adverbios oracionales.

b) conjunciones: pues, por consiguiente…

c) expresiones aclarativas: en efecto…

d) expresiones confirmativas: o sea, así pues, es decir…

e) expresiones continuativas: de cualquier manera, de esta forma…

f) expresiones consecutivas: en consecuencia, por tanto, luego entonces…

Aquí les dejo una enumeración de expresiones que deben ir con coma. (Perdonen si algunas de las que mencioné arriba se vuelven a repetir):

Pues, por consiguiente, es decir, ósea, a saber, además, en todo caso, por ejemplo, en efecto, por cierto, en cambio, en consecuencia, después de todo, en resumen, así pues, en realidad, de hecho, en fin, también, sin duda, asimismo, en ocasiones, de pronto, de cualquier manera, en penúltima instancia, principalmente, anteriormente, etcétera.

Es decir, siempre que utilicen en sus escritos este tipo de expresiones deberán acompañarlas por una coma dependiendo del lugar que ocupen en la oración.

Ejemplos:

Por lo tanto, hoy comemos empanadas.

-Hoy, por tanto, comemos empanadas.

-Hoy comeremos empanadas, por tanto.

-Tristemente, el candidato Rodríguez ganó la elección.

9. Uso de la coma después de cláusulas absolutas

Las cláusulas absolutas son aquellas expresiones que son absolutas porque tienen un lugar fijo y afectan a toda la oración. Se caracterizan por tener un significado temporal, causal y condicional. Para ubicarlas y poner la coma adecuadamente deberemos fijarnos en que la oración inicie siempre con un gerundio o con una circunstancia de tiempo, causa o condición. Siempre que veamos estas condiciones, sabremos que se trata de una cláusula absoluta; por tanto, deberemos poner coma.

Ejemplos:

Al volver la luz, encendí otra vez la computadora. (En este ejemplo se ejemplifica el caso de cláusula absoluta de condición temporal con la expresión “al volver la luz”).

Terminada la película, cada uno se fue a su casa. (Se ejemplifica la cláusula absoluta de causalidad con la expresión “terminada la película”).

-Yendo Elsa con los niños, me quedo tranquilo. (Aquí pueden observar cómo la oración inicia con un gerundio y después de eso se pone la coma, la cual separa a la siguiente parte de la oración).

10. Uso de la coma antes de “etcétera”

En este caso, sólo se pondrá coma antes de dicha palabra

Ejemplo:

-He visto pinos, arcos, fresnos, robles, etcétera.

11. Nunca deberá ponerse coma entre sujeto y predicado

Ésta es una de las reglas más difíciles y en la cual muchos caemos en el error; sin embargo, con la práctica podemos aprender a distinguir el sujeto y el predicado y así no poner coma para separarlos: esto nunca debe hacerse.

Ejemplo:

-El más pequeño de mis hermanos, estaba ausente. (Esta oración está mal)

-El más pequeño de mis hermano estaba ausente. (Es la correcta).

Excepción de esta regla:

Sólo podrá ponerse coma después del sujeto cuando se trate de un elemento intercalado. A continuación, la ejemplificación de este caso:

Ejemplo:

-El más pequeño de mis hermanos, Jeremías, estaba ausente.

Después de haber repasado los 11 usos principales de la coma, hemos llegado al final de la lección. Espero y de ahora en adelante puedan usar las comas adecuadamente y así lograr un mayor pureza en sus escritos y mensaje de texto. Les deseo lo mejor y no olviden que, si tienen alguna duda, pueden contactarme para resolverla. ¡Buena suerte a todos!

EVALUACIÓN (EJERCICIO)

I. Coloque las comas que faltan en los siguientes enunciados.

a) Le ruego señor Guzmán que no se olvide del libro que le pedimos.

b) En primer lugar creo que profesionalmente es un avance; en segundo lugar es una gran oportunidad para vivir una temporada fuera de México.

c) Isabel va a aceptar el papel de Desdémona aunque sabe que Shakespeare no es fácil.

d) Esto es muy confuso pero me gusta.

e) Mario se entregó al surrealismo; José al rescate de los genios de la literatura barroca.

f) Catalina la mujer de los hermosos ojos verdes llegó con caramelos juguetes y un libro de cuentos.

g) La obra comporta características personales y sociales pero no como realidades o ámbitos independientes: lo uno es resultado de lo otro y viceversa.

h) Su mirada tenía una luz melancólica y sus bellísimos labios una expresión de odio contenido.