Curso de Redacción Fast-track. Lección. 11: Uso correcto de los puntos suspensivos.

Hola, errateros.

Nuevamente he regresado con una nueva lección para ustedes. El día de hoy abordaré el tópico del uso correcto de los usos suspensivos (…). Será una lección corta, pero espero con ansias que les sea de utilidad. A continuación, explicaré cada uno de los diversos usos de este signo ortográfico y al final daré cuáles son los usos incorrectos del mismo. ¡A darle!logo

Puntos suspensivos (…)

Los puntos suspensivos tienen un uso general que es para indicar que hay una idea que no está terminada. A continuación un ejemplo de esta regla:

  • Vistamos el Ángel, la Basílica, el Zócalo

En el caso anterior, los puntos suspensivos son utilizados para denotar una idea que no se ha terminado; sin embargo, ¿qué pasa cuando después de los puntos suspensivos queremos añadir más información? Para esto, deben poner atención a los siguientes puntos:

  1. Lo que procede a los puntos suspensivos va con mayúscula cuando éstos indican un cierre de idea; por tanto, la oración accesoria es una nueva información que no tiene nada que ver con lo anterior. Aquí un ejemplo:
  • Este año las cosechas Es  necesario que llueva más.

 

2. Lo que procede a los puntos suspensivos va con minúscula cuando aún no se concluye la idea; por ende, lo que procede a dicho signo ortográfico sigue formando parte de lo que se está hablando con anterioridad. Aquí un ejemplo:

  • Estoy pensando que no sé si aceptaré.

 

Nota: Como pudo observarse en los anteriores ejemplos, el uso de los puntos suspensivos en el primer caso va con mayúscula porque no hay un seguimiento de la primera idea, sino que el signo ortográfico marca ese cierre de idea o posible pausa para después añadir una información completamente diferente, la cual debe ir siempre en altas.

No obstante, en el segundo caso, el uso de los puntos suspensivos va con minúscula porque hay un seguimiento a la idea principal; es decir, que los puntos suspensivos marcan una pausa de suspenso que es reforzado por la segunda idea que se añade después de dicho signo ortográfico. En ese caso, es pertinente el uso de bajas.

 

Usos correctos de los puntos suspensivos (…)

  1. En lugar de etcétera

Los usos suspensivos en este caso funcionan en lugar de la palabra “etcétera”; sin embargo, no suele ser ejemplar utilizarlo de este modo a razón de su poco uso en los textos. Es recomendable utilizar “etcétera o etc”. A continuación un ejemplo:

  • En las piscifactorías se cultivan truchas, compas, lucios

 

2. Supresión de palabras o ideas

En este caso, los puntos suspensivos son empleados para suprimir palabras que por contenido altisonante no son formales para escribirse e –igualmente– para suprimir una idea que el lector sabe que precede a la idea principal. A continuación unos ejemplos:

  • Camarón que se duerme
  • ¡Hijos de la…!

 

3. Para indicar suspenso

Este es un uso muy común de los puntos suspensivos en cuanto al ámbito literario. Es empleado cuando queremos generar suspenso en el lector, podría decirse que los puntos suspensivos funcionan aquí para generar una pausa para posteriormente rematar al lector con una frase inesperada que provoque asombro. A continuación un ejemplo de este uso:

  • Llamaron a la puerta, abrí y ¡era Osama Bin Laden!

 

4. Indicar omisiones en citas

Es un uso particularmente para el ámbito de la academia. Se emplea cuando queremos citar un fragmento que no empieza con mayúscula, sino que lo que requerimos está entre el párrafo. En ese caso, es recomendable utilizar los puntos suspensivos entre paréntesis (…) o corchetes […], lo cual indicaría que, antes de eso que estamos citando, había más información.

Nota: Es más ejemplar utilizar los puntos suspensivos entre corchetes […].

 

5. Mostrar vacilación o titubeo

Asimismo, este uso es empleado principalmente en los diálogos literarios e incluso cuando tratamos de transcribir una entrevista. Este uso de los puntos suspensivos permite denotar ese nerviosismo o titubeo de la persona que está hablando. A continuación un ejemplo de lo anterior:

  • No sé… Creo que… bueno, tú ganas. Iré contigo a la fiesta.

 

Usos incorrectos

Es incorrecto usar puntos suspensivos cuando tenemos ideas concluidas. Aquí algunos ejemplos:

  • Te amo… 
  • Nunca pude olvidarte...
  • ¿Me quieres o no…?

 

Combinaciones

  1. Los puntos suspensivos admiten cualquier signo de puntuación después de ellos, salvo el punto. ¡No lo hagan!
  2. Si los puntos suspensivos van después de una abreviatura, se suma a ellos el punto que cierra. Aunque, es raro hallar este tipo de situaciones.

 

Hasta aquí llega la lección del día de hoy. Recuerden que pueden contactarme en mis redes sociales digitales para cualquier duda. Abajo estará la evaluación para que examinen los conocimientos recién adquiridos. Y estén al tanto porque la siguiente lección trataré el uso de las comillas (” “). Un saludo a todos. #Fuera Erratas

 

 

EVALUACIÓN

I. Coloque puntos suspensivos donde sea necesario.

a) En el segundo capítulo de El ingeniero hidalgo, Cervantes revela una clave importante.

b) Aunque me ofrezca todo el dinero del mundo.

c) Es una persona brillante, pero

d) Dime con quién andas

e) Creo que es más bonita que. ¿De qué estábamos hablando?

f) “Mexicanos al grito de guerra. / [  ] Y retiemble en sus centros la tierra / al sonoro rugir del cañón”.

g) Ya sabes que quien mucho abarca.

h) ¡Eso no se hace! Eres un.

i) Debo preguntarte algo muy íntimo: ¿tu novio y tú ya?

j) Recuerda siempre que árbol que crece torcido.

k) Las películas de amor muchas veces terminan con una escena en la que la pareja está ante el altar y una voz extasiada dice: “Los declaro”.

l) ¿Lo viste y no le pediste que te devolviera el dinero? ¡Si serás!

 

 

 

Curso de Redacción Fast-track. Lección. 10: ¿Cómo escribir extranjerismos?

Hola, errateros.

El día de hoy les traigo una lección con respecto a la forma en la cual deben emplearse y escribirse los extranjerismos, que son definidos –grosso modo– como aquellas palabras de origen extranjero que no son propias de la lengua española. A continuación les daré unas pequeñas recomendaciones para su uso adecuado y así puedan evitar caer en lo hipercorrecto (aquello que es correcto, pero que se emplea en búsqueda de un prestigio social tratando de copiar palabras que no corresponden a nuestro dialecto).

extranjerismos

 Uso adecuado de extranjerismos 

-Son incorrectos cuando en nuestra lengua ya existe un término al que alude el extranjerismo.

-Deben escribirse en cursivas o itálicas, subrayado o comillas.

-El criterio sobre cómo escribirlos correctamente es consultando el DRAE.

Para lo anterior, hay tres soluciones:

  1. Cuando los extranjerismos están en cursivas en el DRAE

En el caso de que los extranjerismos consultados en el diccionario se encuentren en cursivas, eso significa que la escritura de los mismos se mantiene de acuerdo a la lengua original y, por tanto, deberá escribirse en cursivas o subrayado.

Ejemplos: souvenir, striptease, ballet, hooligan…

2. Cuando los extranjerismos están en redondas en el DRAE

Cuando los extranjerismos consultados se hallan en redondas en el DRAE, significa que cumplen ya con los códigos propios de la lengua española, debido a que han sufrido procesos de adaptación; por tanto, deberán pronunciarse como se escriben.

Ejemplos: suéter (sweater), macarrones (maccheroni), cruasán (croissant)…

3. Cuando no están en el DRAE

El que algún extranjerismo no esté en el DRAE significa que su uso es incorrecto en nuestra lengua; por consiguiente, tengan mucha precaución. Y, si van a usar dicha palabra en algún texto, es recomendable ponerla en cursiva.

Ejemplos: shock (choque), parking (estacionamiento), rating (índice de audiencia), share (cuota de audiencia)…

————————————————————-

Hasta aquí la lección del día de hoy. Espero hayan tomado nota al respecto de estas palabras que últimamente han estado invadiendo a la lengua española. Recuerden siempre consultar el DRAE para evitar equivocaciones y no olviden que para cualquier duda pueden consultarme en mis redes sociales digitales. Un saludo.

Pd. La siguiente lección abordaré el tópico referente al uso de los puntos suspensivos.

El juego democrático en América Latina.

Por: Don errata (Oliver López)

democracis AL

El pasado 31 de agosto, el diario La Razón publicó una nota bajo el siguiente encabezado: “Corrupción hunde a la izquierda en Cuba, Venezuela y Ecuador, las peores democracias de AL”. En esta nota se evalúa el desempeño de las democracias en los países izquierdistas de América Latina por medio de estándares o índices democráticos elaborados por la Unidad de Inteligencia del semanario inglés The Economist. Entre los países peores calificados se encuentran ––según los estudios–– Cuba, Venezuela, Bolivia, Haití y Ecuador.

Es importante considerar que a lo largo del texto de La Razón se enuncian conceptos propios de la teoría política que son necesario conocer para así saber realmente si un país es populista, democrático o autoritario. Esto con la finalidad de llegar a una conclusión sobre la situación de si se está hablando de países democráticos o de países con un régimen fracturado a causa de los diversos males que han deteriorado su estructura interna en búsqueda del ideal sistemático.

Bajo la lupa de la Ciencia Política

El doctor en Historia y Ciencia Política de la Universidad de Bielefeld, Alemania Hans Jurgen Puhle habla en uno de sus textos acerca del populismo en el cual hace referencia a que los movimientos populistas pueden ser tanto de derecha como de izquierda, pueden reformar o conservar e incluso revolucionar en la mayoría de los casos. Las corrientes populistas suelen apelar al pueblo y están en contra de las élites o del denominado establishment.

Además, los líderes de los movimientos populistas suelen actuar cuales misioneros a favor de los “desposeídos”. Es así como la ideología populista aboga por la defensa de los pequeños grupos contra lo que denominan como “el sistema”.

Por otro lado, el llamado autoritarismo ––como doctrina política–– ha buscado el organizar a la sociedad de una forma jerárquica, no igualitaria, para así imponer mediante la violencia un orden. Así es como los sistemas autoritarios no permiten que exista mecanismo de participación alguna por parte del pueblo en la vida política para la legitimación de los gobernantes, y por ende existen funcionarios serviles a gobiernos de este tipo que se convierten en súbditos de las esferas del poder.

Además, el autoritarismo suele estar muy ligado al totalitarismo; sin embargo, no esto es realmente así. El totalitarismo suele ser un sistema de partido único cuya ideología busca la dominación total de la sociedad. Hay una caracterización de un partido único, una ideología que le otorga autoridad absoluta al régimen, el Estado posee el monopolio de los medios de persuasión, y hay una politización del terror con base en una concepción ideológica.

Asimismo, para el concepto de democracia existen muchas aristas de las cuales partir; no obstante, la noción de democracia social surge con Toquecville en su obra Democracia en América y en la que hace referencia a que este tipo de democracia revela una sociedad cuya génesis exige a sus propios miembros verse y tratarse como iguales. Por ende, hay clara distinción con la concepción griega de que la democracia es “el gobierno del pueblo”.

Es necesario recalcar que a finales de 1940 la mayoría de los países occidentales ya eran democracias bien hechas y caracterizadas por el sufragio universal. Cien años antes ––a finales de 1840–– el liberalismo constitucional ya había permeado en dichas naciones con el imperio de la ley, la separación de poderes y la libertad de expresión.

Actualmente, países de la periferia que adoptaron los modelos republicanos tardíamente, han adoptado el sistema democrático desde un inicio. A pesar de ello, la búsqueda por el ideal del mismo sistema los ha llevado a una fractura con consecuencias en grandes estratos de su cultura política. Debido a esto, algunos de estos gobiernos han caído en lo que denomino como “señuelos democráticos” o  “democracias en desarrollo y me atrevo a denominar algunas como “democracias ficticias” donde el sistema político, más que regido por el apego a la ley, coexiste en un sistema basado en el personalismo que ––en su concepción–– puede traer consecuencias tanto negativas como positivas.

Señuelos democráticos

Si bien, una vez que se ha revisado grosso modo los conceptos propios de la teoría política, es importante recalcar que cada uno de los países de América Latina mencionados en la nota de La Razón ––Cuba, Ecuador, Venezuela––– siempre han sido democráticos; sin embargo, con el paso del tiempo han sufrido fracturas en su sistema político que han llevado a que los medios de comunicación y politólogos duden si realmente se trata de países democráticos o han virado a otros sistemas de gobierno. La pregunta sería: ¿Cómo saber si estos países son democráticos? y ¿Qué ha pasado con el sistema político de dichos países?

Para responder a estos cuestionamientos, y que la respuesta no quede sólo en el escritor de esta opinión sino en la de los lectores para lograr conclusiones propias, sería interesante retomar la medida creada por Adam Przeworski (principal teórico y analista de temas relacionados con la democracia y economía política) empleada para determinar si un país es una democracia. Sus 4 reglas son:

1) El primer ministro/presidente debe ser elegido directa o indirectamente por elecciones.

2) El poder legislativo debe ser elegido por elecciones.

3) Los electores pueden elegir entre dos o más partidos independientes.

4) Debe existir alternancia en el poder tras, al menos, dos legislaturas o períodos presidenciales.

Cuba, desde sus inicios, se ha caracterizado por un sistema político en transición hacia el socialismo en donde hay un apoyo mayoritario del pueblo con una participación popular y procesos electorales genuinos. Además, Cuba posee un pensamiento político-social que fue heredado por José Martí.

Así, Cuba parte de un sistema democrático sustentado en el principio del “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. No obstante, en 1959  el sistema político pre-revolucionario sufrió una ruptura que rompió con las tradiciones políticas de los independentistas de 1895 liderados por Martí.

A pesar de esta fractura, el IV Congreso Comunista celebrado en 1991 aprobó ciertas resoluciones para la ampliación y el fortalecimiento de la democracia. Con ello, los principios del estado cubano estarían regidos bajo la existencia de un sólo poder, la existencia de un sólo partido, que los órganos del poder del estado sean electivos y renovables, y que los elegidos tienen el deber de rendir cuentas y puedan ser revocados de sus cargos en cualquier momento.

Puede verse, en sus orígenes, como Cuba es democrática en el fondo de su sistema, aunque, con el paso de los años, se ha considerado más como un gobierno donde Fidel Castro ha sido el bastión de mando para dicho país de forma que, más allá de que las instituciones representen a los ciudadanos, la figura de un hombre revolucionario ha consolidado a dicha nación.

Por otro lado, Venezuela también es una democracia por ser estrictamente una República dirigida bajo un sistema constitucional donde el ejecutivo es elegido también mediante el voto por parte de los ciudadanos del país. Sin embargo, el “señuelo democrático” se aprecia, ya que ––al igual que  en Cuba–– el expresidente Hugo Chávez fungió como una figura clave en la consolidación de un sistema que pasó de ser en sus primeros años democrático a un populismo al final de su etapa donde la reelección fue más que asegurada debido al carisma y a la ideología de dicho gobernante.

Inclusive, con el paso del tiempo, la democracia venezolana ha estado llena de imperfecciones que Nicolás Maduro debe solucionar, puesto que cada vez es más frecuente encontrar restricciones a la propiedad de medios de comunicación, hostilidad abierta contra algunos periódicos, uso intensivo de patronazgo en proceso electorales y la continuación del culto a la personalidad de un antiguo líder que continúa permeando en el imaginario de una sociedad que sigue sin desapegarse de los ideales de Hugo Chávez.

Mientras que en el caso de Ecuador, el liberalismo constitucional ha influido también desde su origen como nación; no obstante, también en este país la personalidad de un hombre ha llevado a que el concepto de democracia se ponga en duda, ya que la reelección de Rafael en Correa lo ha denotado claramente. Por tanto, la sombra del populismo recae sobre dicho país

Democracias en desarrollo

Es pertinente mencionar que las democracias en América Latina existen si es que nos basamos en los principios generales de Adam Przeworski mencionados anteriormente. La cuestión está en mencionar que algunos países han logrado desarrollar adecuadamente este sistema político (Uruguay y Costa Rica), ya que han sido países que no han sido afectados por un régimen populista como lo han sido Bolivia con Evo Morales; Venezuela con Hugo Chávez; Dilma Rousseff en Brasil; Cuba con Fidel Castro; y Ecuador con Rafael Correa: países que se hallan en crisis política y que la historia ha demostrado que el funcionamiento de sus gobiernos se ha desarrollado adecuadamente en una primera gestión; no obstante, las aristas comienzan a desbordarse conforme las segundas y posteriores oportunidades comienzan a gestarse.

Por lo tanto, el liberalismo constitucional coexiste en cada uno de los países de América Latina, aunque puede decirse que aún no han logrado el ideal del concepto de la democracia. Son actualmente democracias en desarrollo que han tratado de lograr ––como diría Toquecville–– una igualdad entre sus miembros. Por ahora, la corrupción impera en ellas donde hay jerarquías de poder y donde los ciudadanos, a pesar de ejercer el derecho a la libertad de expresión, difícilmente llegan a modificar la estructura dominante.

Será interesante ver el desarrollo de estas democracias donde la corrupción no impere. Guatemala, con el caso de Otto Pérez Molina, ha demostrado que el demos-kratos es aplicable en la vida actual. Para lograrlo hay que empezar a reforzar la conciencia política de los ciudadanos para posteriormente lograr cambios en el sistema político de cada nación. Por ahora, las “democracias ficticias” imperan en Latinoamérica, mientras su contraparte ––las monarquías absolutas en los países nórdicos––  son minorías pero efectivas en cuanto al bienestar de una nación. Por lo tanto, ¿Deberíamos optar por un retorno a lo que éramos en el siglo XIX?

Todos tenemos una imagen pública.

Por: Don Errata

Imagen-Publica

¿Alguna vez has tenido que lidiar con todos aquellos juicios que la gente percibe sobre ti? La mayoría de las veces nos decimos a nosotros mismos que lo que diga la gente no nos importa, ya que ––al fin y al cabo–– todo se trata de nuestra vida, de quiénes somos y de quiénes queremos ser en un futuro. Sin embargo, a pesar de estas cuestiones personales, en el terreno de la Imagen Pública, las cosas suelen ser muy diferentes.

El ser humano posee diversas imágenes mentales que le permiten poner a su cerebro en capacidad para asociar conceptos con diversos objetos que lo rodean. Las imágenes mentales suelen quedar grabadas en la memoria e influyen en las preferencias y en las decisiones del ser humano. Por ello, la mente asocia lo que ve junto con lo que se parece y, cuando no existe una relación coherente, la mente tiende a producir una reacción de rechazo. Por lo tanto, la imagen per se es percepción, mientras que la percepción será esa sensación generada en el interior del humano a causa de una impresión material captada por sus sentidos.

La imagen producirá ––en la persona que percibe–– ciertos juicios de valor que conllevarán una opinión y se convertirán en la realidad para esa persona (a esta impresión de percepción individual podría llamársele imagen individual). No obstante, la pregunta sería: ¿Qué es Imagen Pública? La imagen pública comienza a manifestarse cuando la imagen mental individual es compartida por un público o conjunto de públicos para así pasar a ser una imagen mental colectiva. Así, los juicios de valor pasarán de ser percibidos por una persona a ser compartidos por todo un público. Por ello, para el cuidado de una buena imagen pública, es recomendable estar atento a los diversos estímulos ya fuesen verbales y no verbales que se emiten cotidianamente.

Así, un estímulo podría ser, por ejemplo, el no tener buena ortografía. En este caso, ese sería nuestro estímulo el cual va a resultar negativo para nuestro receptor, ya que éste tendrá una percepción individual de nosotros al percatarse de nuestra mala ortografía. Por ende, esta imagen mental de una persona comienza a convertirse en una opinión, y posteriormente, en una identidad para el receptor, la cual se va viralizando y con el tiempo consigue una reputación. La reputación sería la opinión que la gente tiene de la persona o cosa y es necesario cuidarla desde los estímulos que emitimos en un inicio para lograr una buena imagen pública.

Muchos dirán que en el juego de la percepción y de la construcción de la imagen pública se ha de ser materialista o superficial. Sin embargo, no es así. El principio de pertinencia entra en juego al preguntarse siempre: ¿Qué tipo de mensajes son los que quiero enviar a mi público? Una vez contemplada esta pregunta, la construcción de la imagen debe respetar la esencia del emisor, porque en caso de no hacerlo sería falsear una realidad y se estaría creando una imagen ficticia. Es por eso que los consultores en imagen pública lo primero que deben cumplir es respetar la esencia de su cliente. Ademas, la imagen siempre es relativa, nada es bueno ni malo, todo debe estar construido de acuerdo a la esencia del sujeto emisor y, obviamente, relacionado con las necesidades de sus audiencias o con el objetivo que desea lograr.

Asimismo, si uno ––en estos momentos–– considera que tiene una imagen pública negativa, siempre podrá mejorarla, ya que la imagen es dinámica, aunque toma más tiempo reconstruir una imagen que construirla desde el inicio, porque esa persona ya ha sido afectada por los diversos juicios y opiniones que con el tiempo la han llevado a obtener una mala reputación.

Para ejemplificar, claramente, la importancia de la imagen pública no sólo a nivel personal, sino también político, está el caso de las elecciones del 2000 en México donde Vicente Fox, un presidente que había desarrollado una gran percepción preelectoral en los votantes, logró convencer como candidato a la mayoría de los mexicanos, quienes desearon guiarse por uno de los objetivos del panista: “Sacar al PRI de los Pinos”. Por tanto, a Fox se le veía como una persona fuerte, inteligente, simpático y capaz de lograr la gran hazaña política. Sin embargo, una vez que inició su sexenio, la percepción cayó en declive a causa de los constantes deslices verbales e indecisiones en la aplicación de programas para lograr el cambio anhelado, además otro factor fue la proyección que tuvo su esposa Martha Según, quien también le atrajo a Fox diversos escándalos a lo largo de su sexenio.

Una vez revisado el ejemplo anterior, puede decirse que el hablar de imagen pública es entrar directamente en el campo de la percepción, ya que aproximadamente el 70% de la información que registra nuestro cerebro proviene del sentido de la vista. Así, la gente creará una percepción a partir de lo que puede ver ––en primera instancia–– al entrar en contacto con nosotros. Sin embargo, es importante recalcar que la imagen es dinámica y puede reconstruirse; no es necesario fabricar una imagen ficticia, sino una en la que nos sintamos agusto con nosotros y con la finalidad de utilizar los estímulos verbales y no verbales adecuados para cumplir con ciertos protocolos que nos lleven a lograr una buena percepción con nuestro público ya fuese en el ámbito laboral, familiar, académico, etcétera.

Ohayou! : el anime en México

Por: Iván Cruz y Oliver López (Don Errata)

IMG_3442

“Lo que me motivó a ver anime fue una muchacha, su familia era descendiente de Japón. De ahí me empezó a gustar toda la cuestión japonesa y me basé en el anime, la música, literatura, revistas, hasta me enseñó el idioma”. Israel Martínez sonríe mientras espera a su esposa, quién busca figuras de personajes pertenecientes al Seinen, Shojo, Josei, Ecchi, entre otras variantes del anime. Su hijo se postra en el suelo para esperar a que sus padres terminen el ritual con el que buscan inculcarle una cultura.

     Israeru tiene 36 años, 2,000 amigos en Facebook (cuyo común denominador es la atracción por los productos culturales asiáticos), acude a conferencias, convenciones, e interactúa de manera efímera con la gente, pues la amistad la tiene reservada para el único amigo de la infancia que no lo abandonó al conocer su afinidad a un modo de vida alejado de la cultura mexicana.

   El riesgo de acercarse a la cultura nipona se convirtió en una gratificación para Israel y, a la vez, se tornó en un factor de rechazo para su familia y sus vecinos de la colonia. “Mi familia dice que soy un japonés fracasado”.

   Su fisonomía refleja ciertas elementos adquiridos por la cercanía con el anime: lentes cuadrados, playera negra con estampado de una serie Mecha ––género del anime enfocado a robots gigantes––, pantalón de mezclilla deslavado, ojos casi rasgados, y una actitud cómica hacia sí mismo. Se dice un consumidor de anime culto y lo ve como un acercamiento a la cultura japonesa. “Yo sí te veo cualquier género, desde el más leve hasta el más fuerte. El que más me ha gustado hasta ahora es Tokyo Ghoul al igual que Akira. Para mí, el anime es parte de la cultura de Japón”.

Israeru, como se autonombra en Facebook, forma parte de una cultura que llegó a México en el año de 1970 con la obra de Osamu Tzuka: Astroboy, la cual se expandió en los años noventa a partir de su transmisión en televisión abierta, principalmente en el Canal 5 y el Canal 7.

   Hablar de anime y manga es hacer referencia a series animadas e historietas de origen japonés, éstas no están dirigidas a un público específico, pues muchas veces retoman sus temáticas de historias locales, leyendas, mitos, e inclusive novelas o libros.

   Luis Antonio Vidal Pérez ––comunicólogo peruano de la Universidad César Vallejo–– indica en su tesis El anime como elemento de trasculturación: “El anime junto con el manga, son los que distinguen a Japón y Estados Unidos, vistos como países del primer mundo.” El autor hace referencia a la forma en que las potencias tecnológicas impulsan el arte popular de los dibujos animados, los cuales ya son aclamados por distintas naciones alrededor del globo terráqueo, entre ellas Estados Unidos y Latinoamérica.

   Actualmente, uno de los lugares más importantes en la difusión y consumo del anime a nivel mundial es Estados Unidos, pues es el organizador de la segunda convención de anime más influyente: Otakon.

   Sin embargo, dentro de la cultura del anime se encuentran ciertas etiquetas que segregan y a la vez unen a las personas consumidoras de este tipo de productos culturales. Una de ellas es la del “otaku”, que Vidal Pérez define: “como al fanático del anime y el manga. ‘Otaku’ significa originalmente: usted, y en el Japón moderno se utiliza para nombrar a los aficionados a distintos tipos de hobbies: anime otaku (fans del anime), cosplay otaku (fans del cosplay), manga otaku (fans del manga), entre otros”.

   En los últimos 10 años, la imagen de los otakus ha mejorado considerablemente gracias a su exposición en medios de comunicación y al consumo de productos de anime en gran diversidad de países. No obstante, bajo los beneficios de esta industria del anime se encuentran los niños, jóvenes y adultos que desde muy temprana edad se han acercado a este tipo de dibujos animados.

   Muchos de ellos han perdido amigos, otros han tratado de adoptar las conductas de sus personajes de anime favoritos, hay quienes invierten más de 4 horas al día en ver series japonesas, otros han sido influenciados por familia y amigos; y hay quienes dicen que el anime es un escape de la realidad cotidiana. El anime los ha moldeado hacia lo que podría denominarse para algunos como una adicción.

Casi frente al Palacio de Bellas Artes, sobre el Eje Central Lázaro Cárdenas, la gente se conglomera para conseguir los productos que más llaman su atención: ropa en Aldo Conti, Men’s Factory, Zapaterías Las Vegas; e incluso comida rápida y tecnología. En el #9 de Eje Central se reúnen los fieles al consumo de tecnología, videojuegos, anime, doramas, figuras de acción y comida de origen japonés.

     La Frikiplaza (cuyo nombre original es Bazar del entretenimiento y el videojuego) recibe todos los fines de semana un estimado de cinco mil visitantes que buscan conseguir contrincantes en un duelo de Yu-Gi-Oh!, partidas de Smash Bros., intercambios de pokemones en sus Nintendo 3DS; que van con la única motivación de presumir los disfraces de sus personajes favoritos de Death Note, Naruto, Shaman King; que quieren conseguir la novela japonesa de moda, el manga de la semana, el último disco de Super Junior; que quieren consumir las comidas de una cultura lejana: sodas con frutas conservadas, ramen, sushi, onigiri, entre otras cosas.

     Según datos de La Razón de San Luis, este bazar forma parte de un corporativo que inició hace diez años y que administra la Plaza de la Tecnología. El cambio drástico se dio cuando, en el lugar que se vendían los accesorios de cómputo y telefonía, pusieron maquinitas y consolas de videojuegos. Se atrajo a un público mucho más joven.

   La entrada no muestra rasgos que delaten el tipo de productos que se pueden encontrar en los cuatro pisos del recinto heredado a la cultura friki. La entrada está repleta de vendedores de celulares usados, protectores de pantalla, accesorios para móviles. Los pasillos de la planta baja siguen la misma línea: tecnología a precios bajos. Sin embargo, hay unas escaleras eléctricas que llevan al mini Japón mexicano. El primer piso está dedicado en su totalidad a la venta de series de anime, doramas; muñecos de Pokémon, Mario Bros, Assassins Creed; consolas de videojuegos (nuevas y vintage); y playeras con estampados de Sailor Moon, Los Caballeros del Zodiaco, Dragon Ball Z, Devil May Cry, One Piece, Evangelion, y más.

   Para poder llegar al segundo piso se tiene que pasar por unas escaleras de alrededor de cuatro metros de ancho, en las paredes hay dibujos de animes y leyendas con referencia a la Frikiplaza. El segundo piso está dedicado a la compra venta de tarjetas de los llamados Trading Card Games, cuyos principales referentes son Yu-Gi-Oh!, Pokémon y Magic. En el centro de ese piso se encuentran una serie de mesas en las que decenas de visitantes se dan cita para tener duelos, y en algunas ocasiones disputar los premios de los concursos organizados en la plaza. Según David Murrieta, coordinador de mercadotecnia de la Frikiplaza, todos los productos son originales. Esto a pesar de que hay series que ya no se consiguen en otros lados, y por tanto son comercializadas como copias.

   En el tercer piso se encuentra el paraíso culinario de la cultura japonesa, desde sushi hasta el okonomiyaki (una especie de masa cocinada a la plancha con carne, calamar, verduras y queso). Esto sin dejar de lado los pequeños espacios donde se distribuyen figuras de acción y una que otra estética en la que se especializan en los cortes de personajes de anime. El lugar huele a una mezcla de carne asada con ajos, cebolla, pescado fresco y pasta que permite a los amantes de la cultura japonesa sentirse un poco más cerca de su segunda patria. Los curiosos disfrutan de probar nuevas experiencias en sus paladares.

   El cuarto y último piso causa mucha expectativa debido al ruido que transporta por todo el cubo del edificio. Al subir al lugar las personas se encuentran con locales repletos de pantallas de led, maquinitas con Street Fighters, Nintendos Wii, tapetes de baile con canciones asiáticas, sillones de piel, y una pequeña fuente de sodas para revitalizar a los asiduos gamers que se reúnen ahí día tras día.

     El lugar, como las otras 23 Frikiplazas que existen actualmente en el país, permite a las personas adentrarse en un mundo paralelo casi asiático dentro del Centro Histórico de la Ciudad de México, acercarse a otra cultura; aunque para unos funciona como lugar de convivencia con personas que tienen sus mismos gustos y aficiones; para otros es el lugar que los provee del material audiovisual que rellena sus tiempos libres. Una ventana a otro mundo.

Andrea

Su puesto se encuentra en el segundo piso de la Friki Plaza de Eje Central, los pasillos diminutos llevan hacia una de las esquinas donde Andrea se halla postrada en una silla negra con patas delgadas como si fueran popotes. Juegos de Xbox, Play Station 4, Game Cube, Nintendo 64 decoran las paredes del local tipo 4×4. Hay una mesa de cristal frente a ella. Muñecos de Pokemón, Digimón, consolas de antaño como Atari, SNES y Sega tapizan los niveles dentro de aquella caja de cristal. Peluches de Sailor Moon, Doroto, Hamtaro cuelgan del techo cuales rosarios amarrados a un retrovisor de taxista.

   Andrea es tímida por momentos, su maquillaje caracterizado por delineador color negro alrededor de sus ojos revela a una joven de quizás unos 21 años. Sin embargo, no es así. Ella tiene 17 y su vida está enteramente ligada al mundo de la Friki Plaza. Sus familiares la influenciaron para formar parte del club otaku. “Empecé a ver anime a los 12. Mis hermanos empezaron a encariñarse primero con Dragon Ball Z y Caballeros del Zodiaco. Yo buscaba anime en Internet o en los tianguis también solía comprar”.

   Con el paso del tiempo, su adicción por el anime empezó a romper con sus actividades cotidianias. Andrea, durante su adolescencia, respiraría, pensaría y soñaría con series de anime y videojuegos. “Hubo un tiempo en el que veía mucho anime, me dormía como a las 4 de la mañana, me acababa dos series en un día, y mi mamá me decía que las viera con calma. Sin embargo, ya después no me decía nada; ya se había acostumbrado…”.

   En el caso de Andrea, el haberse acercado al mundo del anime logró que sus relaciones con sus amigos de la escuela mejoraran. Como bien diría, “no me consideraban otaku, sino que me hablaban más”. Así fue como encontró a gente con los mismos gustos que ella, lo cual llevó a que ella viera al anime como una parte importante dentro de su proceso identitario. “El consumir el anime ya se ha vuelto parte de mi identidad”, comenta Andrea con una sonrisa que empuja sus mejillas como si desearan alcanzar los lóbulos de sus orejas.

   A pesar de que Andrea estuviera en contacto con muchas series de anime, su deseo por identificarse con algún personaje nunca se manifestó. No obstante, esta situación sí suele ocurrir en muchos casos de jóvenes aficionados al anime quienes, al poseer cierta afición por algún personaje, deciden caracterizarse como el mismo y ––en cierto modo–– hasta tratan de imitar sus actitudes y su forma de hablar. Esta actividad llevaría por nombre cosplay.

   El cosplay, según la tesis de Josué Romero Quiroz ­––comunicólogo de la Universidad Autónoma del Estado de México––, es definido como: “La actividad a través de la cual los otakus se caracterizan como el personaje de anime de su preferencia. La caracterización no sólo se refleja en la vestimenta, sino también en la forma de ser del personaje”.

   “Nunca he tenido deseo de identificarme con un personaje, jamás. Pero, sí hubo un tiempo en que me envicié mucho con Kira de Death Note, pero jamás hubiera decidido vestirme como él”, comentaría Andrea con un tono molesto con lo cual daría a entender que para ella el cosplay es algo que nunca haría en su vida.

   El trayecto de Andrea ha sido largo en la búsqueda por una identidad. El anime la encontró como bien ha atrapado a muchos no sólo en México, sino en todo el mundo. Fue víctima durante gran parte de su niñez y de su pubertad de las series e historias japonesas. A pesar de que ya no ha visto anime a lo largo de un año, su deseo por volver a la vieja costumbre continúa imperando en ella.

No obstante, las responsabilidades del trabajo la han desviado de su objetivo, pero ––a pesar de ello–– la afición por el anime continúa arraigada en aquella joven con cuerpo de señorita y alma de niña. “De aquí a cinco o diez años creo seguir viendo anime: es algo que me gusta. El anime tiene buenas historias, son entretenidas; es un buen pasatiempo para mí. Sí he aprendido una que otra cosa, no sólo es perder el tiempo viendo un capítulo”.

….

José

Un par de muchachos se azoman a uno de los locales de la Frikiplaza, al parecer les llama la atención las “esferas del dragón” exhibidas detrás del cristal del escaparate o, posiblemente, sea la exaltación por unas figuras de Naruto que se encuentran a lado de las esferas color naranjas con estrellas rojas. Los jóvenes salen de la tienda, sus rostros revelan la ansiedad por adquirir alguno de los productos recien vistos. Discusión, intercambio de palabras… No se concreta la compra. Uno de ellos se separa para adentrarse a los baños; deja a su amigo en medio del pasillo. Su nombre es José.

   José, quien cuenta con 14 años, sería un vistante más dentro de la Frikiplaza de Eje Central. Su seriedad, timidez y miedo al hablar demuestran que se trata de un chico solitario e, inclusive, introvertido. Descubrió el anime por sí mismo desde hace dos años, a diferencia de Andrea, quien fue influida a la cultura japonesa por sus hermanos.

   “Lo que me motivó a ver anime fue que en la televisión ya no pasaban cosas buenas y pues empecé a buscar series en internet y así me topé con el anime. El que más me ha gustado es Naruto”, comenta José susurrando como si tratara de ocultar aquella información que posiblemente revelaría a alguien ajeno a él por primera vez.

Para José, el anime no es un pasatiempo, sino más bien un escape que ha llevado a que la construcción de su identidad fuera afectada por este tipo de productos ante los cuales ha llegado a generar, como él mismo diría: “una adicción”. “El anime para mí sería como un escape de otro tipo de cosas, sería como una adicción para mí el verlo, porque me gusta. Es algo bueno y recomendaría que todos lo vieran”.

José, a lo largo de sus dos años de contacto con el anime, ha llegado a un punto en el que su forma de vida se ha visto afectada por su afición a esta serie, en especial al personaje de Itachi. A diferencia de Andrea, José sí ha adoptado conductas de un personaje con la finalidad de llegar a ser como él.

“En mi gusto por Naruto sí me ha llamado la atención ser como uno de los personajes: Itachi. Me atrae su forma de actuar. Hasta ahora sólo he llegado a ponerme la ropa de Itachi, pero sí he arraigado algunas conductas de la serie porque ves al personaje y te imaginarías cómo sería ser él en la vida real”.

   En entrevista con la doctora Garay Cruz Luz María, académica dela Universidad Pedagógica Nacional, asegura que no existe una edad o temporalidad específica para el desarrollo de la identidad, sino que esta se construye desde el momento en que se nace hasta el momento en que se muere. “Es un proceso constante dependiendo de los espacios donde interaccione el sujeto”. Sin embargo, objetó que sí hay un momento específico donde se definen los elementos básicos como: lenguaje, historia, cultura y religión, que es la adolescencia.

     A sus 14 años, José ha tomado el rumbo de la cultura del anime. Sus padres no lo han detenido porque no consideran a dichas series algo nocivo para su hijo. La ausencia de hermanos ha hecho que José haya descubierto este mundo al cual llama un escape, una adicción. Por ahora su vida girará en torno a estas realidades alternas de las cuales aprende valores y adquiere conductas durante las cuatro horas que pasa frente a la computadora. Las etiquetas para él no son problema alguno, ya que él mismo afirma: “Me siento identificado como un otaku”.

Fernando

El primer piso de la Friki Plaza lleva por nombre “sección de anime y manga”. Al subir las escaleras del primer piso, un local rectangular acapara la vista y divide al lugar en dos pasillos. Blu-Rays, DVD´s, VCD´s, VHS´s, tanto como clones como originales tapizan el puesto que se postra en la mitad del camino. En él, un hombre vestido de color negro resalta entre las coloridas portadas de dibujos animados. Revisa cuidadosamente las películas que está a punto de pagar. Su nombre es Fernando y él también es un fanático de la cultura del anime.

   Fernando demuestra que no hay edad para dejar de ser fan del anime. Sus 30 años lo delatan a pesar de portar gafas oscuras que evitan hacer contacto con su mirada, quizás, los recuerdos por adquirir sus series favoritas en aquel puesto le habrían hecho brotar alguna lágrima; quería ocultarlas.

   Fernando menciona que su incursión con las series japonesas comenzaron hace más de 20 años. Dice ser uno de los primeros fans del anime en México. “A mí me tocó el auge del anime en México que fue con los Caballeros del Zodiaco: La Saga de Hades, Yu-Gi-Oh!, Evangelion. Yo llegué a ver esos animes en VHS y así conseguí los primeros capítulos. También compraba los VCD´s que traían como 3 capítulos. Para ese entonces, yo tenía 15 años y no existía la Friki Plaza”.

Al igual que Andrea y José, Fernando logró un consumo excesivo del anime durante su niñez, lo cual originaba que su mamá le dijera que todo lo que veía en aquel entonces era algo “satánico”. Fernando afirma que se sintió otaku en algún momento de su vida, pero que actualmente esto ha tomado un tinte más extremo. Voltea a ver hacia su lado derecho donde está parada una chica cacterizada como un personaje de anime, su color de pelo color azul la delata. “Ven: a eso es a lo que me refiero con extremo…”.

   En entrevista con la doctora Garay, ella indicó que la identidad es una construcción social que hacen los individuos. Esta se desarrolla a través de la socialización, permite reconocer quienes son los otros para después construir una serie de actitudes y valores que van a definir la individualidad de las personas. Afirmó que, según la psicología social, un individuo debe estar en grupos de interacción donde aprenda un lenguaje, saber si es niño o es niña, mexicano, estadounidense o japonés. Esto para después darse cuenta de que pertenece a un grupo de personas más grande que define su identidad colectiva.

   Las palabras de Fernando, quien se hace pasar por un gran conocedor del anime toman un tono emotivo al mencionar que durante su adolescencia sí hubo un momento en que se identificó con algún personaje de una serie de anime. “Sí me identifiqué con un personaje. La primera serie que vi fue Love Hina y ahí había un chavo que era medio fracasado”.

   Fernando formó una parte de su identidad a raíz de lo que veía en las series japonesas a tal grado de proyectarse en los personajes que salían en las mismas. Sin embargo, actualmente, ha llegado a la madurez donde el consumo por el anime se ha disminuido a sólo cuando tiene tiempo libre; para él haber comprado estos productos no ha sido una pérdida, sino una inversión. “Es feo cunado le dedicas todas tus ganancias a esto, yo me seguiré viendo dentro de 5 o 10 años comprando cada dos meses anime, porque es algo que me gusta. Y, pos si te gusta algo no lo vas a dejar, o ¿sí? ”.

A partir del 2010 el animé dejó de ser un gusto extraño y se volvió un interés común entre ciertos grupos sociales, se convirtió en una moda. Se vende en eventos masivos y ha llegado a formar parte de las temáticas televisivas de programas como La Rosa de Guadalupe. Este tipo de representaciones, en las que se considera al anime como un agente patógeno, originó que los seguidores se movilizaran para iniciar una marcha del orgullo otaku/friki. En esta se busca que se identifique a la comunidad otaku como tal, y no como una tribu urbana, pedir respeto y tolerancia hacia el estilo de vida que llevan.

   Héctor Carbajal, de 23 años, empezó de niño a ver animes como Dragon Ball, Pokémon, Digimon, esto debido a que se incluían en la programación de canales de televisión abierta como el Canal 5. “No son como las caricaturas americanas, donde siempre es lo mismo, sólo te dan risa. En el anime, no. En el anime encuentras un motivo: siempre hay que vencer algo para mejorar.”

     “Yo soy más de ver el anime, no de actuar para él”, menciona Héctor, que utiliza los tiempos libres que tiene después del trabajo para ver sus series y escuchar música. Le dedica alrededor de seis horas al día. Menciona que no le gusta disfrazarse, que eso es otra cosa: fanatismo. Nunca se ha sentido identificado con algún personaje. Asegura que “al final de cuentas, el anime es un historia ficticia, cosas que nunca van a pasar, es fantasía. La vida real es diferente”.

     La académica Garay Cruz dice que el consumo de productos culturales, como el anime, no desarrolla de manera directa una identidad, pero sí afecta a la persona cuando estas temáticas comienzan a formar parte de sus formas de socialización con otras personas. Con el anime buscan satisfacer ciertas necesidades culturales. Los seguidores de estas series buscan en los personajes cierto tipo de idealización, se identifican con la fuerza, con la concepción del héroe. A partir de esto es que comienzan a buscar parecerse físicamente, para intentar obtener las características que le atraen de su personaje favorito.

   Héctor Carbajal menciona que el problema de volverse adictos a este tipo de historias alternas es que muchas personas quitan el ancla de la realidad. Dice que aún el máximo seductor de las series y las películas no existe, y si existe le va mal en algún momento. Indica que las personas que se pierden en el mundo del anime no están mal, se siente feliz por ellas, porque encuentran una forma de escapar de la realidad social tan deprimente que vive el país o de olvidarse de alguna situación dañina que tienen en su familia.

     Él mismo dice que el anime incide en la identidad de las personas, pero no las define como tal. En algunos casos es más un refugio. Para él, el anime es una forma de escapar, una salida, una distracción ante la labor del día a día. “Al encontrarte con retos, siempre es bueno un momento de ocio. Así como hay gente que le gusta el anime, hay gente que le gusta el deporte, a otros los videojuegos, las mascotas, los juguetes.” El anime funciona como un desestrés para él.

     Sin embargo, está la postura de Israeru, quien lleva a niveles más extremos su gusto por el anime, pues dice identificarse de manera concreta con la cultura japonesa. Este padre de familia se sigue viendo dentro de unos años como fan del anime, además uno de sus sueños es ir a Japón. “Le digo a mi esposa que si al menos no llego vivo, pues muerto sí. Que ella aviente mis cenizas ahí ”.

Fuentes documentales

Vidal, L. (2010). El animé como elemento de transculturación. Tesis [PDF]. Disponible en: http://ddd.uab.cat/pub/tesis/2010/100074/anime_a2010.pdf [Consultado el día 15 de mayo de 2015]

Quiroz, J. Influencia cultural del anime y manga japonés en México. Tesis [PDF]. Disponible en: http://ri.uaemex.mx/bitstream/123456789/13693/1/402554.pdf [Consultadp el día 14 de mayo de 2015]

Agencia Reforma (2015). “10 de ser frikis”, en La Razón de San Luis [En línea]. Disponible en: http://www.larazonsanluis.com/index.php/agencia-reforma/especiales/item/73624-10-anos-de-ser-frikis [Consultado el 11 de mayo de 2015]

Morales, F. “FrikiPlaza: entre cómics, manga y videojuegos”, en Milenio [En línea]. Disponible en: http://m.milenio.com/tendencias/Frikiplaza-comics-manga-videojuegos-corea-frikis-anime_0_246575496.html [Consultado el 11 de mayo de 2015]

S/A. (2014) “Barrio Friki: La nueva Frikiplaza de la Ciudad de México”, en Excélsior [En línea]. Disponible en: http://m.excelsior.com.mx/hacker/2014/09/08/980672 [Consultado el 11 de mayo de 2015]

Curso de Redacción Fast-track. Lección. 8: Guion y raya.

Hola, errateros.

Espero estén listos para la siguiente lección de este curso que ya está a la mitad en cuanto a su contenido. Sin embargo, aún faltan varias publicaciones referentes al empleo adecuado de las reglas ortográficas. En esta ocasión, les hablaré sobre la importancia del guión y la raya y sus diversos usos: esto con la finalidad de que se atrevan a usarlos en cada uno de sus escritos. Les deseo mucha suerte y recuerden que al final habrá una evaluación para que rectifiquen lo aprendido en esta lección. ¡Mucha Suerte!

rayas

GUION (–)

En primer lugar, es necesario mencionar que la palabra guion no lleva tilde, ya que se considera un monosílabo; por tanto, según la RAE los monosílabos no se acentúan. Así que, para la próxima vez que escriban esta palabra no vayan a “hacer el oso”.

El guion se utiliza para separar palabras o segmentos de una sola palabra.

Usos del guion

a) Oponer dos palabras o conceptos

En este caso, el guion se usa para separar adjetivos y sustantivos que usamos al momento de ponerlos en relación dentro de una situación discursiva. A continuación algunos ejemplos cotidianos:

*Conflicto serbo-croata 

*Relaciones México-Cuba

*Curso teórico-práctico

Como pudieron observar, en los ejemplos anteriores, el guion se utiliza para separar esas palabras que están meramente relacionadas con la finalidad de formar una sola palabra.

b) Intervalos numéricos

Este uso es uno de los más empleados dentro del aparto crítico de un trabajo académico. Se usa constantemente para denotar la existencia de las páginas consultadas, de qué página a qué página se leyó para la elaboración de un cierto  trabajo. Ejemplo:

*pp. 14-59

*Consultado en las siguientes páginas 45-109.

c) Expresiones formadas por letras y números

Existen algunas palabras que se forman por medio de la unión con algún número. Cuando tengamos este caso, es pertinente colocar el guión entre la palabra o letra y el número. Nunca debe unirse el número con la palabra, siempre debe haber un guion entre ambas. Ejemplos:

*Volamos en un B-748.

*Le fue confiscada una AK-47.

*Carretera A-16.

*Aula A-101.

*Omega-3.

Casos especiales del guion

Cuando se vaya a separar una palabra al final de un renglón, nunca debe quedar la letra “h” intercalada al final del mismo. Algunos ejemplos de lo que no debe hacerse al separar esta letra al final de un renglón es:

*desh-acer (esto no) Sería des-hacer.

*proh-ibido (esto no) Sería pro-hibido.

No obstante, la letra “h” puede ir al final del renglón cuando después de ésta siga una consonante. Ejemplos:

* brah-mán

*Cuauh-témoc.

RAYA O GUION LARGO

Primeramente, es necesario recordar que será más ejemplar llamar al guion largo como “raya”. No lo olviden.

Usos de la raya

a) Elementos intercalados

Para diferenciar la función de la coma y la de la raya, es necesario mencionar que la coma se usa para introducir elementos con una mayor vinculación semántica y la raya para introducir información que no tiene mucha relación directa con lo que se está diciendo. A continuación unos ejemplos:

*A veces me gustaría ––no es fácil conseguirlo–– escribir un libro sobre esta ciudad.

La manifestación atravesaba  avenida Reforma ––mientras numerosos drones comenzaban a circular sobre las cabezas de los habitantes–– con la finalidad de llegar a la plancha del Zócalo.

b) Diálogos

El guion se emplea, principalmente, para indicar diálogos en una obra teatral o en un texto narrativo, incluso para la entrevista son usados. A continuación unos ejemplos:

*Conversación:

––¿La hostelería del Laurel?

––En ella estáis, caballero.

––¿Está en casa el hostelero?

––Estás hablando con él.

*Otro caso del uso de la raya en diálogos:

––¿Qué te pasó?––preguntó al verme––. Te ves pálido.

––Todo terminó–– le contesté, dándole la carta de mi padre.

––Era inevitable. ––Se llevantó y caminó hacia la ventana––. Era cuestión de tiempo.

––Yo nunca lo imaginé. ––Lágrimas de dolor invadieron mis ojos mientras intentaba sobreponerme.

En cuanto al punto después de la raya, éste se pondrá si tenemos un verbo de habla o no antes o después del guion largo.

Bueno, errateros. Hemos llegado al final de esta lección. Espero hayan tenido una noción general sobre el uso del guion y de la raya. Cualquier duda que tengan pueden contactarme en mi Facebook o vía twitter: @OliverLop_ . Les deseo una bonita semana y no olviden responder la evaluación que tendrán abajo de este párrafo. La siguiente lección hablaré del uso de paréntesis y corchetes. Estén al tanto. ¡Saludos!

AUTOEVALUACIÓN

1. Coloque las rayas en los siguientes diálogos y efectúe las correcciones necesarias.

a) El mismo caso de jaque imaginario lo tendríamos si la dama hubiese estado aquí, por lo que también queda descartada esa casilla.

b) Salta a la vista dijo César que sólo pudo verbi de B2.

c) ¿Cómo que es posible? El anticuario estaba confuso e interesado a un tiempo Parece evidente, diría yo.

d) Pero qué fue lo que pasó preguntó.

e) Lo único que podemos decirle por ahora es que está desaparecida dijo el oficial Encontramos su cartera en el asiento del carro, y una libreta donde dice que lo llamaran a usted.

2. Coloque las rayas donde corresponda

a) “Y he aquí que hoy esta frase un caxlán abusó de ella se enroscaba como una soga al testuz de la injusticia” (Rosario Castellanos).

b) Si afirmo algo, o lo niego ¿quién me ha dado ese derecho, la duda me persigue durante días, mientras me vuelvo a animar”, (Augusto Montenegro).

c) Para Carrillo Gil como para todo artista verdadero primero es la devoción y luego la obligación.

Curso de Redacción fast-track. Lección. 7. Dos Puntos.

Hola, errateros:

Espero hayan tenido un excelente inicio de año y ojalá estén con una mentalidad positiva para cumplir todos sus propósitos, entre ellos, mejorar su ortografía y evitar caer en situaciones incómodas cuando alguien lea sus escritos. El día de hoy toca abordar el tema referente al uso de los dos puntos. Ansío que, una vez que repasen cada uno de los usos que a continuación les ejemplificaré, puedan usar este signo ortográfico con mayor confianza en la construcción de sus oraciones. Recuerden que al final de esta lección habrá una pequeña evaluación para que puedan reforzar lo aprendido. ¡Mucha Suerte!

2points

DOS PUNTOS

Los dos puntos, a diferencia del punto, no indican un cierre de idea, sino más bien que ésta continúa. Anuncian que viene algo posterior que complete a lo que se dijo anteriormente. Asimismo, estructuran el enunciado en un binomio de significado separándolo así en dos partes; sin embargo, no afecta a la estructura sintáctica del primer enunciado.

Los dos puntos (:) tienen dos tipos de usos: los usos gramaticales o convencionales y los literarios.

USOS GRAMATICALES DE LOS DOS PUNTOS

Éstos suelen ser los más convencionales. Comencemos a revisar uno por uno con sus respectivos ejemplos.

1. Fórmulas de saludo en cartas y documentos.

Ejemplo de una carta:

Querido amigo: 

Te escribo hoy…

Ejemplo en caso de inicio de un documento:

A quien corresponda:

El presente documento tiene la finalidad de…

Como pueden observar en los ejemplos anteriores, los dos puntos siempre serán usados para iniciar un saludo dirigido a nuestro destinatario únicamente en caso de que el remitente quiera hacerlo a través de una carta o un documento formal.

2. Anunciar una cita o cambio de voz narrativa

Esta función es utilizada frecuentemente en los textos académicos para añadir alguna cita obtenida de algún libro o para expresar, en el caso de una entrevista, que alguien dijo algo; por tanto, introducimos los dos puntos para indicar el cambio de voz narrativa. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

-Carlos Salinas dijo: “No se hagan bolas”.

-Salinas sorprendió al país con una insólita declaración: “No se hagan bolas”.

Aclaración: Es importante recordar que si se desea citar algo de un texto, irá con mayúscula inicial si aquello que se retoma del la publicación empieza con mayúscula. En caso de que empiece con minúscula o se retome algo a mitad de una oración, después de los dos puntos deberá iniciarse con minúscula: todo lo anterior por cuestión purista y formal en la cuestión de una buena presentación y registro de citas.

3. Sustituir un verbo de habla elíptico

Esta función de los dos puntos es utilizada, primordialmente, en los titulares periodísticos. Siempre irá mayúscula en estos casos y para entender bien la función de los dos puntos en este caso, puede sustituirse por la palabra “dijo”. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

– AMLO: “Cállate Chachalaca” (Sustituyendo los (:) por “dijo” quedaría así. [AMLO (dijo) “Cállate Chachalaca”] ).

-“Haiga sido como haiga sido ganamos la elección presidencial: FCH. 

4. Inaugurar una serie o enumeración compleja

Para este caso, antes de utilizar los dos puntos, siempre habrá que enunciar el listado que se pretende introducir. Aquí un ejemplo de este uso que es de los más comunes dentro de la lengua española.

Ejemplo:

Había muchas personas en la fiesta: payasos, magos, invitados, etcétera.

Lo que no debe hacerse es colocar lo siguiente, ya que siempre debe de indicarse el tipo de listado que se va a introducir.

Había: payasos, magos, invitados, etcétera. (Esto no).

5. Expresiones anunciadoras

Son aquellas que en vez de ponerse coma pude usarse, en su lugar, los dos puntos en caso de que tengamos el punto y seguido e inmediatamente le siga el conector. Sin embargo, también suele ser ejemplar usar la coma después de las expresiones anunciadoras.

Ejemplos

En efecto: él hurtó las joyas.

Es decir: ella nunca me robó dinero.

Por ejemplo: cuando me engañaste con mi amigo y yo no te reclamé.

USOS LITERARIOS DE LOS DOS PUNTOS

Suelen emplearse en la narrativa cuando se cuenta una historia.

1. Indicar relaciones de causalidad

Aquí los dos puntos funcionan para indicar la causa de algo que antecede a los dos puntos y su efecto vendría posteriormente, y viceversa. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

– Las luces están encendidas: María está en casa. (Aquí puede verse que uno puede saber que al estar las luces encendidas es porque “María” está en casa).

-María está en casa: las luces están encendidas. (Igualmente, sabemos que “María” está en casa porque las luces de su casa están prendidas).

2. Simultaneidad

Se da cuando en las acciones que se narran hay simultaneidad, ya que hay dos acciones que ocurren al mismo tiempo. En este caso, se utiliza los dos puntos para indicar las dos acciones.

Ejemplo

– El viejo se sentó y tomó el periódico en ambas manos: esperaba la llegada de su hija. (Una clave para saber que estamos ante una oración simultánea es sustituir los dos puntos por la palabra “mientras” y si no hay ambigüedad de sentido, entonces puede decirse que la oración es simultánea).

-Utilizando “mientras”——- El viejo se sentó y tomó el periódico en ambas manos (“mientras) esperaba la llegada de su hija.

3. Posterioridad

Suele ser un caso parecido al de causalidad, sólo que aquí el segundo elemento ocurre después del primero. A continuación un ejemplo

Ejemplo

En su camerino escuchó una prematura tercera llamada: un irremediable pánico la invadió por completo. (Aquí puede verse la posterioridad en el segundo elemento, ya que el “pánico” surgió después de que recibió la tercera llamada. Es algo lógico e inclusive, puede sustituirse los dos puntos por la expresión “de pronto” o “de repente” para indicar esa posterioridad).

4. Precisión o explicación

Aquí, los dos puntos son usados para explicar o aclarar una expresión que se enuncia inmediatamente antes. Suele ser utilizado, mayoritariamente, para introducir algún concepto una vez que se enunció su definición con anterioridad.

Ejemplo

-El estudio de los signos en el seno de la vida social: semiología. Fue un concepto proveniente de la escuela francesa…

Este verano viajaremos por toda la costa del Golfo: por Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche. (En este caso se está aclarando los estados del Golfo por los cuales se hará el viaje).

5. Anáfora y catáfora

Las anáforas y catáforas son figuras retóricas por las que se retoma un elemento ya mencionado en el discurso o indican que se anticipa algo que se va a mencionar más adelante en el texto. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

Eso fue lo que la asustó: que su padre no llegara a la hora habitual. (Lo que me funciona a mí para indicar el lugar en el cual debe ponerse el punto, es preguntarse por el ¿qué fue lo que la asustó?, así sabrán que deben colocar los dos puntos en ese lugar. Puesto que, al ser una catáfora, se está anunciando algo que se va a decir después ).

– Que su padre no llegara a la hora habitual: eso fue lo que la asustó. (Aquí se ejemplifica la anáfora en la cual se retoma algo que ya se dijo).

Muy bien, errateros. Con esto termina la lección del día de hoy; espero que les haya servido de mucha ayuda y hayan podido entender ––a grande rasgos–– los diversos usos que tienen los dos puntos. No olviden que si poseen alguna duda pueden mandarme un mensaje o comenten abajo en la publicación para darles una solución. Los invito cordialmente a que sigan practicando y que revisen próximamente la siguiente lección referente al uso del “guión y la raya”. No olviden responder la evaluación que les pondré abajo y así refuercen sus nuevos conocimientos. ¡Saludos!

Evaluación

I. Escriba dos puntos donde corresponda.

1. En la clase de literatura leíamos las siguientes obras El Quijote, La vida es sueño y La Celestina.

2. Adaptamos nuestro modo de hablar y escribir a las circunstancias del caso el tema de que tratamos, el propósito que nos guía, la persona a quien nos dirigimos.

3. Su estilo me gusta es claro su vocabulario, abundan los ejemplos, sus pensamientos son profundos.

4. Distinguido doctor Le escribo para pedirle que…

5. Mis árboles se están secando hace mucho que no llueve.

6. Hace mucho que no llueve mis árboles se están secando.

7.De vez en cuando tiene algunos comportamientos inexplicables hoy ha venido a la oficina con sus zapatillas de andar por casa.

8. “Lo peor ha sido eso ese arreglo, ese alisar, que tenía algo de complicidad, de aquiescencia…”

9. “Don Joaquín Acosta dijo Los árboles son los reguladores de la vida”.

10. “El holgazán acaba ordinariamente sus días en la mayor miseria y abandono justo castigo que recibe el que se entrega a la ociosidad”.

Curso de Redacción fast-track: Lección 6. Punto y coma.

Hola, Errateros:

Me alegra volver nuevamente a la redacción de las lecciones de este curso, y les pido una disculpa por no haber publicado con  tiempo lo que les había prometido; sin embargo, ahora he vuelto con el espíritu navideño a cumplir con todo el programa. El día de hoy toca abordar el tema referente al uso del punto y coma, el cual es uno de los signos puntuales que no son utilizados frecuentemente ––no por que no se desee hacerlo––, sino por la falta de conocimiento sobre su uso dentro de la construcción de la oración. Espero y al final puedan atreverse a emplear el punto y coma en sus escritos y confíen en que es indispensable  para dar ritmo a las oraciones. Recuerden que al final habrá un pequeño ejercicio de evaluación para que fortalezcan sus nuevos conocimientos. ¡Mucha Suerte!

punto_y_coma_v1_by_paujas-d498cxc

PUNTO Y COMA

Para comenzar hay que mencionar que el punto y coma, desde hace más de un siglo, ha tenido algunos retractores a causa de gente que ha pedido que se suprimiera. Sin embargo, esta petición no se logró y lo que actualmente se hace es que el punto y coma ha logrado ser sustituido por otros signos que fungen funciones similares. El punto y coma ha sido comparado con el punto, ya que indica una cadencia dentro de la oración, similar a la que posee el punto. Por tanto, en la mayoría de los casos, en lugar de usar punto y seguido para separar dos oraciones, puede imponerse el “punto y coma” en dicha oración. Aquí un ejemplo:

Punto y coma: Ayer estuve en el parque; hacía un sol espléndido. 

Punto y seguido: Ayer estuve en el parque. El día amaneció soleado.

Si aún tienen duda en cómo saber cuando poner el punto y coma en este caso, puede decirse que lo que determina su uso es ver si lo que precede es una nueva idea o algo accesorio a la oración anterior. En los ejemplos anteriores, puede verse como en la oración con (;) la oración de hacía un sol espléndido es accesoria a la oración que le antecede, ya que si sólo empezáramos una oración con hacía un sol espléndido ésta carecería de sentido. Mientras que, en el segundo ejemplo, la segunda oración –––El día amaneció soleado–– es claramente una nueva idea; por tanto, el punto se antepone a dicha oración para marcar cierre de idea.

USOS DEL PUNTO Y COMA

1. Separa enunciados que guardan entre sí una relación semántica muy estrecha.

a) Paralelismo o contraste: Aquí existen dos elementos que son separados por (;) entre los cuales hay una estructura sintáctica similar o bien hay un contraste entre el primer segmento de la oración con el segundo segmento. A continuación un ejemplo de esta regla:

-El martes estuve en Campeche; el jueves, visitaré Mérida. (Pueden observar cómo hay una relación similar entre los dos segmentos, ya que se está hablando de lo mismo ––días de la semana y estados de la República––).

Hay quien piensa que escribir bien es cuestión de esfuerzo; hay quien piensa que solamente es inspiración. (En este ejemplo, puede verse un contraste entre lo que piensa una gente y lo que piensa otra; por tanto, el punto y coma se interpone para mostrar ese contraste de ideas. Además es clara la repetición del sintagma hay quien piensa; por tanto, es indispensable usar el punto y coma para evitar la ambigüedad en ambos segmentos de la oración).

b) Del todo a la parte: Éste es uno de los usos un tanto complicados; no obstante, para tener una referencia y así poder colocar adecuadamente el punto y coma, hay que ver a la oración como si fuese de lo general a lo particular. Así, el primer segmento tiene el todo y el segundo, una parte particular de ese segmento. Aquí un ejemplo:

Decidí no ir por muchos motivos; el principal es que no quería ver a nadie. (Pueden percatarse cómo el primer segmento de la oración habla de “muchos” motivos lo cual denotaría la generalización, mientras que, después del punto y coma, ya se habla de un motivo en particular que sería el “no querer ver a nadie”).

c) Causal: Aquí hay una relación de causa y efecto la cual es separada por medio del punto y coma. A continuación un ejemplo de este caso:

Hay huelga de hambre; por tanto, no me esperes después. (En este caso, hay una causa de una futura reacción que sería la huelga de hambre y el efecto. En sí,  la clave es recordar que antes de conectores como: “por tanto”, “por consiguiente”, “por lo tanto” y “en consecuencia”  irá siempre “punto y coma”).

d) Explicativa:  Consiste en que el primer segmento de la oración muestra una situación que, posteriormente, en el segundo segmento será aclarada, explicada o ejemplificada. Aquí un ejemplo para que les quede un poco más claro este uso:

Se pone nervioso cuando tiene mucho trabajo; en otras palabras, se preocupaba con cualquier cosa. (Como puede verse, el primer segmento consiste en una afirmación y después del (;) está la explicación de dicha aseveración).

e) Adversativa: Aquí volvemos a recordar la regla de la coma en la cual se decía que antes de “pero” y “mas” siempre va coma. No obstante, en algunos casos, el punto y coma también puede ir antes de dichas conjunciones adversativas y eso depende de la longitud de la oración que se esté anteponiendo. Aquí un ejemplo del uso de dichas conjunciones con (;):

Su discurso estuvo bien construido y fundamentado; pero no logró convencer a muchos de los participantes en el congreso. (Como ven, aquí el punto y coma se antepone antes de “pero” porque se están contraponiendo oraciones muy largas, lo cual es muy diferente a sólo decir: “Me gustas, pero sólo como amigo”. En dicho caso, hay una contraposición de ideas cortas; por tanto, la coma va antes de “pero”).

d) “No obstante” y sin embargo”: En el caso de estas expresiones, el punto y coma siempre irá antes de ellas cuando estén en medio de una oración. Nunca irá coma antes de ellas. Aquí unos ejemplos:

Los jugadores se entrenaron intensivamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron satisfactorios.

La ruta hacia Puebla suele ser un tanto aburrida; no obstante, siempre hay forma de detenerse en la carretera a descansar en algún puesto.

2. Series separadas internamente por comas: En este caso, el punto y coma se coloca para evitar la ambigüedad en la oración, ya que el número de comas suele ser numeroso. Además, funciona el punto y coma como forma de separación de características de ciertas personas y/o cosas. Aquí un ejemplo:

Ayer estuvo con Manuel, el de la carnicería; con Arturo, el de la farmacia; con José, el de la panadería.

3. Sujeto anafórico: Al igual que en el caso de la anáfora verbal ––aquella en la cual se retoma el verbo por segunda ocasión, pero en lugar de colocarlo nuevamente se pone coma––– sucede lo mismo con el sujeto. En este caso, en vez de poner coma, se utiliza el punto y coma. A continuación un ejemplo de este uso:

 Orozco, como Siqueiros, ama el momento; como Rivera, es monumental. (Aquí podemos ver cómo el “punto y coma”  sustituye al sujeto de la oración que es “Orozco”).

4. Cierre de listado: Se da cuando tenemos una serie o enumeración con elementos separados por comas y, si al final se incluye una explicación que refunda todo lo anterior de la oración, ésta debe ser introducida por punto y coma. A continuación un ejemplo de este caso:

Cada cosa ––tómese la palabra en su más amplio sentido–– es algo que se puede intentar, hacer, deshacer, encontrar, gozar o repeler; nombres todos que significan actividades vitales. (Puede verse cómo después del punto y coma se halla la explicación de la razón de cada elemento separado por comas).

5. Separación de incisos: Ésta es una de las reglas poco conocidas que a mí me causó asombro, ya que nunca pensé que el punto y coma tuviera este uso. Se trata de la separación de incisos que es muy utilizado en la elaboración de listados dentro de un trabajo de investigación, receta de cocina, etcétera. En esos casos, los incisos deben ir separados por punto y coma sólo si se trata de palabras clave, conceptos y oraciones breves. Cuando se encuentren incisos con conceptos y sus respectivas  explicaciones, ahí no habrá que utilizar punto y coma para separarlos. La clave es sólo poner punto y coma cuando sean elementos breves sin explicación o conceptos. A continuación un ejemplo:

Para elaborar un trabajo de investigación, deben seguirse los siguientes pasos:

a) hacer un esquema de trabajo;

b) formular la hipótesis que se va a probar;

c) plantear la metodología que se va a seguir, y

d) desarrollar cada uno de los aspectos de la investigación.

Nota: Al inicio de cada inciso se recomienda el uso de minúsculas.

Hemos llegado al fin de esta nueva lección. Espero hayan comprendido las reglas del punto y coma para así poder aplicarlas, de ahora en adelante, en cualquiera de sus escritos. Recuerden que si tienen alguna duda,  pueden contactarme; sabrán que siempre estaré disponible para resolverles cualquier cuestión. Les deseo mucha suerte y “No hagan el oso” como diría mi ex profesor de Redacción el Dr. Juan Nadal Palazón. Por último, les dejo la autoevaluación de esta lección para que reafirmen sus conocimientos. Éxito. Nos vemos en la siguiente publicación referente al uso de los dos puntos (:).

AUTOEVALUACIÓN

1. Identifique los errores de puntuación y efectúe las correcciones imprescindibles. Deberá emplear al menos un punto y coma en cada enunciado.

a) A mí me gusta la música, a mis hijos, el deporte, a mi mujer, el cine.

b) Me dijo que le había encantado el regalo, sin embargo, creo que no le dijo la verdad.

c) En el campeonato, el atleta canadiense ganó la medalla de oro, el mexicano, la de bronce.

d) En los últimos, Chile ha disfrutado de una importante reducción de la pobreza, no obstante, en las últimas elecciones ganó la oposición.

e) Unos opinan que el espectáculo es de gran calidad, otros, por su parte, consideran lo contrario.

f) Detesto a la gente soberbia, por consiguiente, no traigas a tu hermana.

g) En Francia se consumen aproximadamente seis kilos de pasta por persona, en Italia, el consumo es de 25 kilos.

h) Era conveniente que todos asistieran, pero, a pesar de que se les llamó, no todos vinieron.

i) Casi todos los signos ortográficos, pueden agruparse en las siguientes categorías:

      i) signos didácticos

     ii) signos sintagmáticos

    iii) signos auxiliares

2. En el siguiente texto, sustituya las comas por signos de punto y coma donde sea necesario.

En Portugal, los límites de velocidad son los siguientes: 50 kilómetros por hora en los núcleos urbanos, exceptuando los casos en los que haya otras señales, 90 kilómetros por hora en las carreteras comerciales si el arcén es igual o superior a un metro y medio, 120 kilómetros por hora en autopistas, cuando no existan otras señales de limitación de velocidad.

3. En los fragmentos siguientes, los signos de punto y coma se han omitido o han sido sustituidos por algún otro signo. Restitúyanlos en donde corresponda. 

a) “Sus ojos eran grandes, brillantes y oscuros, su pelo, negro, su boca, de dibujo precioso, sensual, sus manos y pies, breves  ágiles”. (Martín Luis Guzmán)

b) “La doncella pugnó con mucha porfía por besarle las manos, mas Don Quijote, que en todo momento era comedido y cortés caballero, jamás lo consistió”. (Miguel de Cervantes)

 

“La forma de escribir de alguien revela quién es realmente” (Entrevista con Juan Nadal Palazón)

Juan nadal

Noviembre, 2014

¿Qué ha sido de aquellos alumnos que han ganado la medalla Alfonso Caso y Gabino Barreda, las cuales otorga la UNAM a sus mejores estudiantes? ¿Han llegado a trascender después de obtener este reconocimiento? La respuesta, en el caso de Juan Nadal Palazón, es sí. Un hombre al que la edad de 35 años no lo ha perjudicado, al contrario, lo ha vuelto más joven con el paso del tiempo. Imparte las materias de Redacción, y Periodismo y Lenguaje Narrativo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde semestre a semestre recibe a más de una cuarentena de alumnos, quienes siguen confundiéndolo con el adjunto e, incluso, dudan si en verdad él es el profesor.

Sus satisfacciones personales han sido la docencia y con el tiempo descubrió su pasión por la investigación, la cual lo ha llevado a escribir varios libros entre ellos un análisis relacionado a los titulares periodísticos en México y otro que recoge los primeros relatos periodísticos de Gabriel García Márquez. Actualmente, trabaja en un nuevo libro sobre la hermeneútica de los titulares periodísticos.

El haber pasado por la licenciatura en Comunicación, la maestría en Lingüística Hispánica y el doctorado en Filología, realizado en la Universidad de Salamanca, España, lo dotó de nuevos conocimientos que le permitieron aplicarlos en la enseñanza de cada uno de los temas de su clase; sin embargo, lo que siempre le caracterizó, desde su formación universitaria, fue el compromiso y la responsabilidad: valores adquiridos de sus padres.

“Mis padres siempre me apoyaron y me dijeron que estudiara lo que a mí me causara ilusión de estudiar. En realidad era lo esperable en ellos, porque toda mi familia se ha dedicado siempre a la enseñanza. Por tanto, ellos siempre han tenido claro que una persona, para poder destacar en su profesión, tiene que estudiar lo que a uno le guste”.

Sus padres también fueron estudiantes de la UNAM e igualmente se dedican a la docencia. Juan Nadal es miembro de una familia con muchos méritos, puesto que su madre fue una de las primeras mujeres en recibir el grado de doctorado en Filosofía en México y es la mayor especialista, a nivel internacional, en la obra de Fernando de Lizardi. Su padre, a pesar de estar alejado del ambiente humanista, ha tenido también relevancia en la enseñanza de la Economía, mientras que el hermano de Juan Nadal se ha dedicado a la escritura de libros sobre Biología adolescente.

Juan Nadal había de estudiar la carrera de Comunicación, nunca dudó, estaba destinado a ello y escogió a la Facultad de Ciencias Políticas como alma mater para poseer herramientas que le permitieran desarrollar la investigación periodística.

El joven Nadal asistía en coche a la Facultad, era admirador del horario de la mañana y decidía comer siempre en su casa ubicada en el Centro de Coyoacán. La vida de un estudiante ganador de la Gabino Barreda no únicamente estaba puesta en hacer tarea todas las tardes, igualmente, acudía a cualquier fiesta a la que era invitado, principalmente las de fin de semestre. Era una persona querida por su generación y por sus profesores; nunca sufrió de abusos por parte de sus compañeros.

A pesar de tener un buen inicio en la carrera, la Huelga del 99-2000 obstaculizó su visión a futuro. Por nueve meses, estuvo a punto de abandonar la licenciatura y dejar a un lado la UNAM para mudarse a otra universidad.

“Me tocó la Huelga del 99-2000 y fue un periodo muy fuerte y traumatizante para nosotros; estuvimos nueve meses parados sin hacer nada. Hubo un momento en el que me vi desesperado preguntándome qué futuro me esperaba, porque no parecía claro que aquéllo iba a terminar. Imagínese usted que pasaban dos, tres, seis meses, ocho meses, nueves meses y no se veía para cuándo. Yo necesitaba hacer mi carrera”.

Juan Nadal decidió no dejar la UNAM a causa de que en otras universidades no le revalidaban las materias que ya había cursado durante los primeros cuatro semestres. Por tanto, el haber regresado a clases después de la huelga, lo motivó a seguir adelante. Fue así cuando comenzó a reconocer la importancia del estudiante de comunicación el cual decía que: “es de esperarse de éste un mejor desempeño en cuestiones de manejo mediático y de expresión”.

Juan Nadal crecería con estas habilidades al formar parte de una familia con una gran preparación académica, sólo faltaba que alguien le diera un empujón para consolidar nuevas metas como lo fue la docencia. Él se interesó en este ámbito durante su preparación como comunicólogo gracias a la ayuda de tres profesoras que lo admitieron como su ayudante y lo proyectaron a la búsqueda de esta vocación.

“En esa época, en la que fui yo ayudante de profesor, aprendí muchísimo observando a otros profesores dar clase y di alguna que otra sesión. Algunos comentarios que me hicieron las profesoras me ayudaron. Desde ese momento, estar frente a grupo lo hace a uno percibir de una manera muy distinta las clases”.

Juan Nadal tomó seriamente su papel como ayudante y, de manera autodidáctica, fue observando los aciertos y errores que un profesor debía tener gracias a que en su trayecto académico siempre estuvo ante la presencia de profesores buenos y malos. Para él, un buen profesor debe ser alguien comprometido con lo que hace y que, principalmente va a tratar a los alumnos como personas y a valorar su trabajo; sin embargo, lo que odia de su profesión es el carácter evaluativo, pero trata de apegarse a las operaciones matemáticas para tratar de ser objetivo con su alumnado.

El profesor Juan Nadal ha perdido el nerviosismo del primer día de su docencia, ahora entra a su salón y se enfrenta cotidianamente a la preocupación de si realmente está haciendo bien su trabajo, procura que no quede ninguna duda y vela porque su presencia como maestro no se vuelva un obstáculo en la vida de sus estudiantes.

Además de trabajar como docente, Juan Nadal cuelga el traje de profesor y se coloca, en otra instancia del día, el de investigador. Acude diariamente al Instituto de Investigaciones Filológicas que se convertiría en su pasión y también en un arma de doble filo. Es un instituto en donde puede desarrollar sus investigaciones; sin embargo, le consume mucho tiempo y es por ello que no ha podido impartir otras materias en la Facultad. Únicamente puede dar una materia al semestre.

Juan Nadal ve en todo momento la importancia de la redacción, su constante pauseo al hablar revela la pertinencia con la cual utiliza las palabras, por lo cual su discurso suele ser claro y entendible. Las faltas de ortografía son su peor enemigo y el periodismo su herramienta de trabajo. Sin embargo, ¿qué hay más allá de Juan Nadal que simplemente un profesor e investigador de tiempo completo?

Es un hombre que diariamente se levanta a las seis de la mañana, duerme a las doce, dice que alguna vez se enamoró en la Facultad y procura ir seis veces por semana al gimnasio. Sus pronunciados bíceps marcados en su playera tipo Polo lo delatan.

Dice que su mayor miedo es el fracaso y su comida favorita la española. España es su país favorito incluso por su acento de voz ––cuasi castellanizado–– podría decirse que debió haber nacido dentro de fronteras ibéricas más que mexicanas; no obstante, su identidad como chilango se hace presente a detenerse por un momento a pensar la respuesta a la raíz cuadrada de 100; no es tan perfecto como se creía, hasta un doctorante puede dudar.

Se dice estar ya cansado de la corrupción en el país y aspira a seguir siendo profesor e investigador en los próximos cinco años. La sonrisa inocente de Juan Nadal estará siempre presente, lo vuelve inmune a los enojos y lo inmortaliza en un ser dotado de conocimiento, cordialidad, humildad y tolerancia. Para él, si una persona comete errores es porque realmente está convencida de querer cometerlos. No perdona ni siquiera las faltas ortográficas de los diarios, anda por la vida corrigiendo hasta el más mínimo detalle y ha adoptado como un lema personal: “No haga el oso”. Juan Nadal incita a la autorreflexión, a la crítica continua y al adecuado uso de las palabras, ya que como él diría: “La forma de escribir de alguien revela quién es realmente”.