Los apartamentos #304 y #404 de Angélica Rivera

Por: Oliver López (Don Errata)

El día de hoy, el diario británico The Guardian reveló que la primera dama, Angélica Rivera de Peña, utiliza un apartamento de lujo en Miami, Estados Unidos, comprado por la compañía Grupo Pierdant (perteneciente al empresario Ricardo Pierdant), que aspira a competir por contratos públicos del Gobierno Federal en lo que respecta a la gestión de los puertos mexicanos.

Según la información brindada por The Guardian, Grupo Pierdant ha pagado los impuestos asociados a los apartamentos en Miami adquiridos –en un principio– por una compañía establecida por Rivera llamada Unit 304 OTO Inc. 

Los apartamentos con el número 304 y 404 se encuentran en el interior del complejo vallado Ocean Tower One ubicado en 799 Crandon Blvd., los cuales cuentan con piscina y  canchas de tenis.

Angélica Rivera compró en 2005 un apartamento con tres habitaciones con el número 304 de dicho complejo en el cual vivió un año con sus hijas. Éste departamento (el #304) fue el que mencionaría Rivera en sus declaraciones públicas en noviembre del 2014 sobre la “Casa Blanca” y sus múltiples propiedades.

Sin embargo, Grupo Pierdant adquirió mediante la firma Buscayne Ocean Holdings en 2009 el apartamento #404 del mismo complejo Ocean Tower One. Y para marzo de 2014, Grupo Pierdant asumió el pago de los impuestos sobre ambas propiedades (#304 y #404).

La relación entre el grupo empresarial y Rivera –según The Guardian– era más que entrañable a pesar de los intentos recientes del vocero presidencial, Eduardo Sánchez, por desmentir que no existe relación alguna entre el empresario Ricardo Pierdant y el Gobierno Federal.

El pasado 21 de junio, el portal independiente de periodismo de investigación enlapolitika.com reveló –según documentos obtenidos por ellos– que Angélica Rivera sí es propietaria del segundo apartamento (#404) en la ciudad de Miami en la dirección 799 Random Blvd Unidad #404, misma dirección del primer departamento que hizo público Rivera en sus declaraciones de 2014.

El segundo apartamento en Miami de la Pareja Presidencial tiene un tamaño de aproximadamente 3000 pies cuadrados, cuenta con 3 recamaras y 4 baños completos. El portal de bienes raíces www.zillow.com tiene valorado este segundo apartamento en 3 millones 529 mil dólares.

departamento-reconocido1-450x340

Departamento #304 de Angélica Rivera

Conflicto de interés: Pierdant-Rivera

De acuerdo al número de expediente 24-5205-066-0430, consultado por enlapolitika.com,  el 3 de marzo del 2014 la esposa del presidente Enrique Peña Nieto pagó 29 mil 703 dólares por concepto del impuesto predial por el inmueble ubicado en el domicilio 799 Crandon Blvd  Unidad #304, el pago fue hecho a través de la empresa Biscayne Ocean Holdings LLC según consta la factura #ECHECK-14-104628 del condado de Miami-Dade.

El mismo 3 de marzo del 2014, la misma empresa que pagó 29 mil 703 dólares por concepto del impuesto predial por el departamento de Angélica Rivera, efectuó otro pago por el mismo concepto, pero a favor del inmueble ubicado en el domicilio 799 Crandon Blvd Unidad #404, según consta la factura #ECHECK-14-104634 del Condado de Miami-Dade.

El 22 de enero del 2010, Biscayne Ocean Holdings LLC empresa que pagó el predial del departamento de Angélica Rivera, adquirió por la cantidad de 2 millones 50 mil dólares, el departamento ubicado en el domicilio de 799 Crandon Blvd Unidad #404.

Esta empresa (Biscayne Ocean Holdings LLC) fue registrada en el estado de Florida el 17 de diciembre de 2009 donde Ricardo Pierdant aparece como oficial de la empresa. Además, Darío Celis del diario Excélsior publicó que Ricardo Pierdant y Juan Armando Hinojosa Cantú son conocidos y pretenden participar en licitaciones del Gobierno Federal.

 

departamento-escondido-450x310

Departamento #404 de Rivera

 

¿Se encuentra Rivera en los apartamentos #304 y #404?

Julio C. Roa, fundador del portal enlapolitika.com, realizó una llamada telefónica en junio de 2016 al departamento #304 de Rivera con el objetivo de que alguien confirmara la posesión del segundo apartamento.

Roa inició la conversación telefónica haciéndose pasar como un personal de una empresa de paquetería mencionando que tenían que entregar un paquete para la Sra. Rivera y que querían saber en cuál de los dos apartamentos podían dejarlo, si en el #404 ó el #304.

La persona que contestó al principio se mostró reticente y dijo que no estaba autorizada para dar información, pero al ver que sólo se trataba de recibir un paquete, aceptó que se dejará en el apartamento 404.

Para reconfirmar que el departamento #404 también es propiedad de la esposa del presidente Enrique Pena Nieto, Julio C. Roa realizó otra llamada telefónica nuevamente haciéndose pasar como empleado de mensajería.

El supuesto paquete a entregar consistía en una botella de vino proveniente de Quebec. La persona que contestó la llamada nuevamente confirmó que la primera dama de México efectivamente posee otro departamento con el número 404. Ricardo Pierdant y Angélica Rivera sí estuvieron involucrados.

departamentorivera-450x300

Lobby del complejo habitacional Ocean Tower One.

 

 

 

“Ley Atenco”: la represión justificada.

Por: Don Errata (Oliver López)

ley_atenco_dentro_700x450

A finales de julio de este año entrará en vigor una ley que regulará el uso de la fuerza en el Estado de México y permitirá que los elementos de seguridad pública disuelvan manifestaciones y protestas consideradas “ilegales”, incluso, usando armas letales en caso de ser necesario. Es la llamada “Ley Atenco” que pone en tela de juicio el poder con el que el Estado pretende brindar paz y seguridad a la ciudadanía.

Esta ley que fue aprobada, no solamente por los diputados mexiquenses del PRI y PVEM sino también por los del PRD, se construyó gracias a una iniciativa del gobernador Eruviel Ávila, enviada en diciembre del 2015 al Congreso Estatal y que fue aprobada el pasado 17 de marzo, día en que –a su vez– se promulgó.

Hasta ahora, pueblos y comunidades organizados del Estado de México se pronunciaron en contra de esta nueva ley a la que ellos llaman “Ley Eruviel” y pidieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) interponer una acción de incostitucionalidad, pues es una ley que va dirigida a todos aquellos que recurren al derecho de expresarse libremente.

La cuestión con esta nueva ley está en que en ella los gobernantes quedan absueltos de los ataques que las fuerzas de seguridad lleguen a cometer en actos futuros y que puedan ocasionar consecuencias graves como la muerte de una persona.

Así es como el andamiaje político acaba de aprobar una nueva ley con alcances aún más extremos que la antigua “Ley Bala”, pues ésta del año 2014 permitía a los elementos de seguridad pública el uso de armas únicamente “incapacitantes” más no letales; es decir, aquellas que por su naturaleza no ocasionaran lesiones que pudieran poner el riesgo la vida de las personas. Sin embargo, la “Ley Bala” tuvo corta vida a causa de su derogación por parte del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

El contraste es que ahora la “Ley Bala” ha regresado en una versión remasterizada, pero con alcances más represivos y violentos donde el uso legitimado de armas letales habla ya –por sí misma– de los alcances de esta nueva iniciativa de seguridad. Además, el artículo 8 de la legislación aprobada por el Congreso del Estado de México, faculta el uso de las armas letales a los agentes policiacos en casos “estrictamente inevitables” y –casualmente– serán ellos mismos los que consideren los tipos de agresión ante los cuales deberán actuar. A continuación el listado de los tipos de agresión:

1. Resistencia Pasiva: cuando la persona no obedezca las órdenes legítimas comunicadas de manera directa por el elemento que previamente se haya identificado como tal y no realice acciones que dañen al mismo, a terceros o al elemento.

2. Resistencia activa: cuando la persona realice acciones con el propósito de dañarse, dañar a un tercero, al elemento o a bienes propios o ajenos.

3. Resistencia agresiva: cuando la persona realice movimientos corporales que pongan en riesgo su integridad física, la de terceros o la del propio elemento.

4. Resistencia agresiva agravada: cuando las acciones de la persona representen una agresión real o inminente que ponga en peligro la vida de tercero o la del elemento de seguridad.

Así es como en cada una de los tipos de agresión está planteado que cuando una persona ponga en riesgo la seguridad del elemento policiaco, éste podrá actuar de manera “letal” contra dicho agresor. Por lo tanto, ahora los policías estatales y municipales estarán encargados de decidir el momento en que una manifestación es “ilegal” o “altera el orden público”. Y si desean conocer las armas con las cuales la represión justificada se estará llevando a cabo, a continuación las enumero:

  1. Uso de toletes y gases lacrimógenos;
  2. Macanas y golpes;
  3. Uso de esposas rígidas y candados para pulgares;
  4. Dispositivos de descargas eléctricas;
  5. Candados de mano.

De esta manera es como el Estado pretende brindar la seguridad a los ciudadanos; ya no existe más la figura del concilio o el acuerdo. El pacto por el bienestar de todos nosotros queda disuadido en pensar que la solución son las armas. La libertad de expresión existe, pero poco a poco se vuelve en un medio para ser castigado, encarcelado e inclusive asesinado. La represión legitimada ha encendido su luz en el Estado de México con aras de expandirse a lo largo del territorio nacional. El gatillo y la violencia se han convertido en la nueva estabilidad para el gobierno y el sufrimiento del otro en la sombra de una impunidad que continúa latente. Los gobernantes quedarán como los inocentes, mientras la agresión se volverá en algo relativo ante el cual el accionar de la violencia encontrará su camino por el cual hallar un cauce sin considerar sanción alguna.

atenco

Pakistán: el terror que se esfumó.

El atentado del día de ayer en Lahore, Pakistán en el que murieron —al menos— 72 personas reveló no solamente el escenario terrorista que se vive en el planeta, sino que demostró la indiferencia ante la imagen del horror.

La indiferencia duró únicamente escasas dos horas. Los múltiples RT’s y Likes en las redes sociales digitales invadían la gran web. Las llamadas de algunos usuarios por colocar la bandera de Pakistán como avatar no llegó a viralizarse como ocurrió con el atentado en Bruselas, pero —principalmente— con el de París. ¿Por qué mostrar indiferencia ante los pakistaníes?

La sociedad se mueve por modas, tendencias, hashtags. El mundo del impacto y de la imagen cobra relevancia por un momento y pierde efecto en el mismo momento en que lo recaba. Si no aparezco en imagen o no hablan de mí, no existo. Y así pasó con el atentado en Pakistán.

Los medios tradicionales en directo lo tomaron como un incidente más en la vida cotidiana de Medio Oriente, aquel lugar donde la muerte ya no es motivo de asombro. Por ello es que nos dejamos más impresionar por aquello donde jamás creemos que algo malo podría pasar. Arropamos a los que sufrieron algo que no merecían e ignoramos a los que constantemente luchan por lo que más necesitan: la paz.

Es por ello que el terror se esfumó en cada uno de los ciudadanos del mundo y en cada uno de los gobiernos, quienes —al igual que con Bruselas y Francia— tuvieron que haber reflejado con luces, en sus monumentos históricos, la bandera del pueblo pakistaní. Porque debemos estar unidos por la causa de todos los que sufrimos: “Todos para uno y uno para todos”.