Rey de reyes: Edomex

Por: Oliver López

La arena de la contienda comienza a ser pulida en esta veda electoral. Barrenderos limpian las bancas y el piso con la intención de dejar todo listo para la gran función del próximo domingo. En esta ocasión, la lucha estelar no será en relevos australianos, sino una batalla a una caída. Cuatro esquineros, cuatro contendientes. Dos de ellos llegan en empate técnico, pero sólo uno conseguirá la victoria.

Alfredo del Mazo (PRI), Josefina Vázquez Mota (PAN), Delfina Gómez (Morena) y Juan Zepeda (PRD): todos ellos luchadores que han entrenado a lo largo de estos meses para convertirse en “rey de reyes” y obtener la “joya de la corona” que catapultará a su partido rumbo a la elección del 2018.

¿Quién ganará el domingo? Es la pregunta que la multitud y los lideres de opinión se han hecho en esta veda electoral. La respuesta es —en su mayoría— favorecedora a Delfina Gómez. Sin embargo, cabe recalcar que la ex alcaldesa de Texcoco no la tendrá fácil el día de la elección. Su paralelo en las encuestas, Del Mazo,  hizo una campaña —que algunos llaman de “Estado”— donde utilizó el andamiaje priista para prometer hasta el último centavo a la ciudadanía a cambio del voto. Los programas sociales y el salario rosa promovido por los diversos funcionarios del gobierno federal fueron la clave de la campaña de Del Mazo.

En un estado donde la pobreza ha alcanzado un ritmo constante, es claro que la búsqueda por paliar las necesidades básicas serán parte de la decisión del votante. Sin embargo, Del Mazo sabe que no será fácil y por ello declaró que: “De nuestro triunfo depende el futuro del priismo y depende el futuro del país”.

Del Mazo luchará no solamente contra una serie de combatientes, sino también enfrentará a una oposición ciudadana que en las encuestas refleja índices del 80% de inconformidad con la permanencia del PRI en el Edomex.

Por lo tanto, el escenario de la transición puede verse más cerca que antes. Aún no está escrito el capítulo, la batalla aún no comienza. Sin embargo, lo que es seguro es que a partir del domingo, en caso de que gane Morena, podrán proyectarse tres personalidades en AMLO: 1. El que triunfe y vea en esta victoria un primer paso directo a Los Pinos; 2. El que declare fraude electoral y pida conteo voto por voto; 3. El que acepte la derrota de manera contundente.

El dato

Para estas elecciones, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) se realizará a la antigua: los paquetes electorales se harán llegar al IEEM como en 2006. Y, una vez que lleguen, se empezarán a contar los votos por casilla. ¡Aguas! No vayan a quemar los paquetes electorales durante el trayecto.

Anuncios

Buscaban pólvora, hallaron la muerte

Por: Oliver López

portada

Diana Angélica y su familia acababan de llegar al mercado San Pablito de Tultepec, Estado de México, cuando empezó la detonación. “Escuchamos tronar los primeros cohetes y echamos a correr por el pasillo. Había mucha gente. Agarré a mi niña de 11 meses y entonces ‘bum’, se sintió una explosión muy fuerte en la espalda, como una pipa de gas”.

La deflagración las levantó del suelo y las empujó contra la valla. “Nos caímos entre la gente pero conseguimos salir fuera”. Eran alrededor de las 15:00 hrs. y la combustión en cadena duraría más de una hora pintando el cielo de humo blanco.

“¡Se acabó el mercado de cohetes de San Pablito!”, gritaban pobladores de la capital de la pirotecnia al tiempo en que cubrían sus rostros con sus manos.  Muchos cuerpos se encontraban esparcidos, más niños que mujeres. “Es lo peor que he visto en mi vida”, comentó Angélica Ávila, hermana de un vendedor de pirotecnia que resultó con quemaduras graves.

Cesar Carmona en otro lado del mercado llegaba para adquirir un poco de pólvora cuando seis grandes explosiones sorprendieron tanto a él como a los 300 puestos de pirotecnia que se alojaban dentro del mercado. “En cualquier lugar había gente llorando, corrían por todos lados desesperados”, diría Cesar Carmona horas después.

Otro hombre de nombre Federico Juárez se encontraba en el área de baños cuando un local comenzó a explotar y de ahí en ráfaga uno a uno empezó a incendiarse. “La gente comenzó a caer, corrían hacia la salida donde pedazos de concreto y de tabiques caían en toda la calle”.

Uno de los responsables de uno de los puestos dijo que en la temporada de fin de año hay una venta de 300 toneladas de explosivos, de ahí la magnitud de las explosiones registradas la trágica tarde del martes.

Algunos vecinos de los alrededores de San Pablito dijeron que las detonaciones causaron mucha alarma, principalmente en los niños que estaban en casa.

“Los vecinos salieron de sus casas, salimos a la calle. Una niña gritaba angustiada que nos íbamos a ahogar de tanto humo, y otros niños lloraban. Todos estábamos asustados, pero más los niños, y gritaban cuando se oían los tronidos muy fuertes”, dijo Guadalupe Sánchez.

Tras las explosiones, un hombre identificado como José dijo que vio desde su casa cómo muchos corrían para huir del lugar, mientras que otros se apresuraban a prestar ayuda a las víctimas.

“Entraron a sacar los primeros cuerpos los mismos tianguistas y los amontonaron. Yo vi un montón de muertos, apilados. Pero no pocos, un montón, lo vi desde la azotea de mi casa”, aseguró José.

“Todo quedó destruido”, decía llorando una mujer de 24 años, quien aguardaba afuera de uno de los hospitales en los que se atendía a los heridos que dejó la explosión del martes 20 de diciembre.

Más de 24 horas han pasado desde el trágico accidente y los comerciantes de la zona siguen hablando de lo que pudo haber sido la causa del siniestro: “son los propios clientes quienes piden que se les muestre la mercancía y se ponen groseros si no se hace”. Palabras de uno de los testigos apellidado Aguilar quien menciona que son rumores que corren entre los pobladores.

Hasta ahora la duda continúa, pero lo más irónico es que el pasado 12 de diciembre, antes de las explosiones que dejaron los puestos reducidos a cenizas, escombros y metal retorcido, el gobierno de la ciudad se jactaba en un comunicado de prensa de que el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia había calificado al mercado llamado San Pablito como el más seguro de toda la región.

300 puestos de pirotecnia, miles de compradores de los cuales 33 hallaron la muerte. 40 heridos y condolencias del Papa Francisco. Tultepec pintó de blanco su cielo al igual que los hospitales en los cuales se atiende a las víctimas y donde los médicos afirmaron que desde ayer: “la sala de urgencias olía a pólvora”.

explosion_tultepec2

Información y fuentes retomadas de: El Universal, Reforma, BBC Mundo, Sin Embargo, Animal Político. 

“Ley Atenco”: la represión justificada.

Por: Don Errata (Oliver López)

ley_atenco_dentro_700x450

A finales de julio de este año entrará en vigor una ley que regulará el uso de la fuerza en el Estado de México y permitirá que los elementos de seguridad pública disuelvan manifestaciones y protestas consideradas “ilegales”, incluso, usando armas letales en caso de ser necesario. Es la llamada “Ley Atenco” que pone en tela de juicio el poder con el que el Estado pretende brindar paz y seguridad a la ciudadanía.

Esta ley que fue aprobada, no solamente por los diputados mexiquenses del PRI y PVEM sino también por los del PRD, se construyó gracias a una iniciativa del gobernador Eruviel Ávila, enviada en diciembre del 2015 al Congreso Estatal y que fue aprobada el pasado 17 de marzo, día en que –a su vez– se promulgó.

Hasta ahora, pueblos y comunidades organizados del Estado de México se pronunciaron en contra de esta nueva ley a la que ellos llaman “Ley Eruviel” y pidieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) interponer una acción de incostitucionalidad, pues es una ley que va dirigida a todos aquellos que recurren al derecho de expresarse libremente.

La cuestión con esta nueva ley está en que en ella los gobernantes quedan absueltos de los ataques que las fuerzas de seguridad lleguen a cometer en actos futuros y que puedan ocasionar consecuencias graves como la muerte de una persona.

Así es como el andamiaje político acaba de aprobar una nueva ley con alcances aún más extremos que la antigua “Ley Bala”, pues ésta del año 2014 permitía a los elementos de seguridad pública el uso de armas únicamente “incapacitantes” más no letales; es decir, aquellas que por su naturaleza no ocasionaran lesiones que pudieran poner el riesgo la vida de las personas. Sin embargo, la “Ley Bala” tuvo corta vida a causa de su derogación por parte del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

El contraste es que ahora la “Ley Bala” ha regresado en una versión remasterizada, pero con alcances más represivos y violentos donde el uso legitimado de armas letales habla ya –por sí misma– de los alcances de esta nueva iniciativa de seguridad. Además, el artículo 8 de la legislación aprobada por el Congreso del Estado de México, faculta el uso de las armas letales a los agentes policiacos en casos “estrictamente inevitables” y –casualmente– serán ellos mismos los que consideren los tipos de agresión ante los cuales deberán actuar. A continuación el listado de los tipos de agresión:

1. Resistencia Pasiva: cuando la persona no obedezca las órdenes legítimas comunicadas de manera directa por el elemento que previamente se haya identificado como tal y no realice acciones que dañen al mismo, a terceros o al elemento.

2. Resistencia activa: cuando la persona realice acciones con el propósito de dañarse, dañar a un tercero, al elemento o a bienes propios o ajenos.

3. Resistencia agresiva: cuando la persona realice movimientos corporales que pongan en riesgo su integridad física, la de terceros o la del propio elemento.

4. Resistencia agresiva agravada: cuando las acciones de la persona representen una agresión real o inminente que ponga en peligro la vida de tercero o la del elemento de seguridad.

Así es como en cada una de los tipos de agresión está planteado que cuando una persona ponga en riesgo la seguridad del elemento policiaco, éste podrá actuar de manera “letal” contra dicho agresor. Por lo tanto, ahora los policías estatales y municipales estarán encargados de decidir el momento en que una manifestación es “ilegal” o “altera el orden público”. Y si desean conocer las armas con las cuales la represión justificada se estará llevando a cabo, a continuación las enumero:

  1. Uso de toletes y gases lacrimógenos;
  2. Macanas y golpes;
  3. Uso de esposas rígidas y candados para pulgares;
  4. Dispositivos de descargas eléctricas;
  5. Candados de mano.

De esta manera es como el Estado pretende brindar la seguridad a los ciudadanos; ya no existe más la figura del concilio o el acuerdo. El pacto por el bienestar de todos nosotros queda disuadido en pensar que la solución son las armas. La libertad de expresión existe, pero poco a poco se vuelve en un medio para ser castigado, encarcelado e inclusive asesinado. La represión legitimada ha encendido su luz en el Estado de México con aras de expandirse a lo largo del territorio nacional. El gatillo y la violencia se han convertido en la nueva estabilidad para el gobierno y el sufrimiento del otro en la sombra de una impunidad que continúa latente. Los gobernantes quedarán como los inocentes, mientras la agresión se volverá en algo relativo ante el cual el accionar de la violencia encontrará su camino por el cual hallar un cauce sin considerar sanción alguna.

atenco