El hombre sin almohada

Por: Don Errata  (Oliver López)

¿A quién le pregunto?

Nuevamente, he decidido retomar la terapia de cada día, aquélla que me ayuda a comprender realmente lo que sucede a mi alrededor, lo que me permite liberarme de mis miedos, inquietudes, enojos. La terapia nocturna ha llegado y mi cama se convierte en el psicoanalista de mi futuro progreso. Sin embargo, desde hace un mes ya no he podido desahogarme como lo he deseado. Mis almohadas han desaparecido; duermo ahora cual  vagabundo sobre un suelo sin acolchonar. Las dudas las consultaba con mi almohada, pero ahora me pregunto: ¿Quién me aconsejará y escuchará mis plegarias?

Recién acostado, volteo hacia el techo y veo en él una obscuridad inerte y escasa de respuestas. Mis párpados tiemblan y mi mirada se mueve sigilosamente de a lado a lado cual péndulo en búsqueda de hallar de un equilibrio oportuno. Comienzo a reflexionar –en el vaivén de miradas– la terrible situación que me ha atormentado desde hace tiempo: ¿De qué hablamos cuando hablamos de nosotros mismos?

El egoísmo puro se apodera de nosotros. En mi caso, prefería hablar de mí mismo con mi antigua almohada, que ahora ha partido para siempre. Pero, si puedes observar detenidamente a quienes te rodean, en sus palabras hay un cierto halo de misterio, incomprensión y avidez por la búsqueda del reconocimiento de una propia verdad o mentira que sólo puede hacerse visible en la enunciación de las simples y llanas palabras expulsadas por cada una de esas personas.

Hablan, escuchas; tratas de replicar, no puedes. Su discurso de ellos sigue continuando y te preguntas: ¿Hasta cuándo parará este martirio? o quizás ¿Hasta cuando se dará cuenta esta persona que, entre toda esa maraña de palabras, esconde secretos que no puede revelar?

Los miedos se esconden en nuestro inconsciente y no queremos que salgan a flote. Pero, si queremos hablar de nosotros mismos, los demás deben saber quiénes somos realmente. Al final de cuentas, somos humanos, no somos perfectos. ¿Por qué temer a lo desconocido o al rechazo? Si de algo aprendí en mis largas noches de terapia con mi almohada es que uno de nuestros mayores temores es no ser amado por quienes quisiéramos y, por otro lado, lo que más amamos es ser escuchados.

¿Cuántas veces hemos estado frente a frente con alguien y poder soportar su silencio? El silencio es la prueba ante el egocentrismo discursivo de nuestra propia voz. En él podemos no sólo admirar a la persona que tenemos en frente, sino contemplar la atmósfera que nos rodea, aquélla que trata también de mandarnos respuestas con una serie de elementos que quedan grabados en nuestra memoria.

El verdadero desafío es difuminar los horrores de la reciprocidad yoica y buscar el rescate de los pequeños detalles que la vida ha puesto frente a nosotros. Entonces, ¿por qué seguimos “inmortalizando” en fotos detalles sin importancia en cada una de nuestras cámaras?

La memoria es el verdadero baúl de los sentimientos ocultos. Los encuadres guardados se quedan impregnados con todos los elementos posibles que están presentes en nuestro momento significativo. La imagen digital -por mas que lo desee- jamas podrá cumplir con todos los requisitos que nuestro cerebro –con sus sentidos– es capaz de almacenar.

Aún falta mucho por aprender; hemos retrocedido hacia este comportamiento yoico y de protagonismo. La cámara se convierte en el capturador de hechos que originan alabanzas, envidias y decepciones. La gente habla de sí misma por medio de este soporte. ¿Qué están revelando de sí mismos y que están escondiendo en realidad esas personas? No hay una reciprocidad en esta cuestión.

La gente comparte imágenes, revela lo mejor de sus vidas, pero no hay un alto; sin embargo, se sienten amadas, porque saben que alguien las está “escuchando” o tomando en cuenta. Ahí es cuando la felicidad se vuelve esclava de la aceptacion del otro. Si no somos correspondidos como queremos, resultamos ser personas incomprendidas y sin anhelos de continuar. La gente puede olvidarse de todo ello mediante un simple incremento de apreciación por parte del otro, aquél que no conoce y que simplemente está del otro lado de una pantalla o que quizá solamente ha tenido una escasa interacción con él. Pero, para esa persona, el desconocido se vuelve en el incentivo de una felicidad. Actualmente, se confía más en el extraño que en nosotros mismos. Buscamos el consuelo en lo que otros pueden decirnos que en lo que nosotros mismos podemos decidir. Si no hay nadie que valore mis logros, no existo.

La vida nos ha ido deteriorando poco a poco y cada uno de los tropiezos se han vuelto minas que han ido hiriendo nuestro propio camino. Si seguimos hablando de nosotros mismos, habrá un momento en que nadie querrá escucharnos; se hartarán de nosotros y pondrán ante nuestra propia vista la barrera del silencio que nadie ha logrado superar.

Tratar de golpear a nuestro propio orgullo es lo que permitirá ver más allá de las mismas historias. Existen millones de relatos allá afuera que necesitan ser escuchados, quizás alguno de ellos ayude a complementar problemas que nos han invadido desde tiempos inmemoriales o tal vez se conviertan en lecciones de vida para cada uno de nosotros.

De lo que sí estoy seguro esta noche es que pude darme cuenta que, pese a la falta de almohada, las reflexiones nocturnas han vuelto con un logro: al fin pude aprender a escucharme a mí mismo sin necesitar a alguien más a mi lado que respondiera a cada uno de mis cuestionamientos. La respuesta está en mí, no en una bolsa de plumas.

hombre-durmiendo

Anuncios

¿De qué hablamos cuando hablamos de nosotros mismos?

Por: Oliver López (Don Errata)

Ilocución Narcisista

Habilidades-sociales-1

Ahora estoy aquí. Tengo un arma bajo mi control, una bala que puede esfumarse sin temor. ¿Por qué no terminar con todo de una vez? ¿Por qué no finalizar con las propias palabras que albergan en mí? Oigo voces a mi alrededor: una, decenas, miles… ¿Serán reales? Cada uno de nosotros cuenta con un lenguaje, surge al momento de nacer. Asociación de significados de la realidad con objetos y códigos construidos a partir de convencionalidades. ¿En realidad somos originales? El chip sintáctico, semántico y gramático se apodera de nosotros, aprendemos a apropiarnos de nuestras propias palabras, de nuestras voces internas. Quién más que uno mismo para decidir un futuro; sin embargo, aún no es el momento de partir. La vida continúa y la reverberación silábica nos contagia mientras uno a uno los morfemas huyen en búsqueda de un contagio oral. Esperamos la llegada del verdadero don de la palabra y no de la inerte y escasa auto-aprobación yoica y exacta de nuestras propias oraciones. Porque, aunque no lo tengamos en cuenta, es necesario preguntarse: ¿De qué hablamos cuando hablamos de nosotros mismos?

Curso de Redacción fast-track. Lección. 7. Dos Puntos.

Hola, errateros:

Espero hayan tenido un excelente inicio de año y ojalá estén con una mentalidad positiva para cumplir todos sus propósitos, entre ellos, mejorar su ortografía y evitar caer en situaciones incómodas cuando alguien lea sus escritos. El día de hoy toca abordar el tema referente al uso de los dos puntos. Ansío que, una vez que repasen cada uno de los usos que a continuación les ejemplificaré, puedan usar este signo ortográfico con mayor confianza en la construcción de sus oraciones. Recuerden que al final de esta lección habrá una pequeña evaluación para que puedan reforzar lo aprendido. ¡Mucha Suerte!

2points

DOS PUNTOS

Los dos puntos, a diferencia del punto, no indican un cierre de idea, sino más bien que ésta continúa. Anuncian que viene algo posterior que complete a lo que se dijo anteriormente. Asimismo, estructuran el enunciado en un binomio de significado separándolo así en dos partes; sin embargo, no afecta a la estructura sintáctica del primer enunciado.

Los dos puntos (:) tienen dos tipos de usos: los usos gramaticales o convencionales y los literarios.

USOS GRAMATICALES DE LOS DOS PUNTOS

Éstos suelen ser los más convencionales. Comencemos a revisar uno por uno con sus respectivos ejemplos.

1. Fórmulas de saludo en cartas y documentos.

Ejemplo de una carta:

Querido amigo: 

Te escribo hoy…

Ejemplo en caso de inicio de un documento:

A quien corresponda:

El presente documento tiene la finalidad de…

Como pueden observar en los ejemplos anteriores, los dos puntos siempre serán usados para iniciar un saludo dirigido a nuestro destinatario únicamente en caso de que el remitente quiera hacerlo a través de una carta o un documento formal.

2. Anunciar una cita o cambio de voz narrativa

Esta función es utilizada frecuentemente en los textos académicos para añadir alguna cita obtenida de algún libro o para expresar, en el caso de una entrevista, que alguien dijo algo; por tanto, introducimos los dos puntos para indicar el cambio de voz narrativa. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

-Carlos Salinas dijo: “No se hagan bolas”.

-Salinas sorprendió al país con una insólita declaración: “No se hagan bolas”.

Aclaración: Es importante recordar que si se desea citar algo de un texto, irá con mayúscula inicial si aquello que se retoma del la publicación empieza con mayúscula. En caso de que empiece con minúscula o se retome algo a mitad de una oración, después de los dos puntos deberá iniciarse con minúscula: todo lo anterior por cuestión purista y formal en la cuestión de una buena presentación y registro de citas.

3. Sustituir un verbo de habla elíptico

Esta función de los dos puntos es utilizada, primordialmente, en los titulares periodísticos. Siempre irá mayúscula en estos casos y para entender bien la función de los dos puntos en este caso, puede sustituirse por la palabra “dijo”. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

– AMLO: “Cállate Chachalaca” (Sustituyendo los (:) por “dijo” quedaría así. [AMLO (dijo) “Cállate Chachalaca”] ).

-“Haiga sido como haiga sido ganamos la elección presidencial: FCH. 

4. Inaugurar una serie o enumeración compleja

Para este caso, antes de utilizar los dos puntos, siempre habrá que enunciar el listado que se pretende introducir. Aquí un ejemplo de este uso que es de los más comunes dentro de la lengua española.

Ejemplo:

Había muchas personas en la fiesta: payasos, magos, invitados, etcétera.

Lo que no debe hacerse es colocar lo siguiente, ya que siempre debe de indicarse el tipo de listado que se va a introducir.

Había: payasos, magos, invitados, etcétera. (Esto no).

5. Expresiones anunciadoras

Son aquellas que en vez de ponerse coma pude usarse, en su lugar, los dos puntos en caso de que tengamos el punto y seguido e inmediatamente le siga el conector. Sin embargo, también suele ser ejemplar usar la coma después de las expresiones anunciadoras.

Ejemplos

En efecto: él hurtó las joyas.

Es decir: ella nunca me robó dinero.

Por ejemplo: cuando me engañaste con mi amigo y yo no te reclamé.

USOS LITERARIOS DE LOS DOS PUNTOS

Suelen emplearse en la narrativa cuando se cuenta una historia.

1. Indicar relaciones de causalidad

Aquí los dos puntos funcionan para indicar la causa de algo que antecede a los dos puntos y su efecto vendría posteriormente, y viceversa. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

– Las luces están encendidas: María está en casa. (Aquí puede verse que uno puede saber que al estar las luces encendidas es porque “María” está en casa).

-María está en casa: las luces están encendidas. (Igualmente, sabemos que “María” está en casa porque las luces de su casa están prendidas).

2. Simultaneidad

Se da cuando en las acciones que se narran hay simultaneidad, ya que hay dos acciones que ocurren al mismo tiempo. En este caso, se utiliza los dos puntos para indicar las dos acciones.

Ejemplo

– El viejo se sentó y tomó el periódico en ambas manos: esperaba la llegada de su hija. (Una clave para saber que estamos ante una oración simultánea es sustituir los dos puntos por la palabra “mientras” y si no hay ambigüedad de sentido, entonces puede decirse que la oración es simultánea).

-Utilizando “mientras”——- El viejo se sentó y tomó el periódico en ambas manos (“mientras) esperaba la llegada de su hija.

3. Posterioridad

Suele ser un caso parecido al de causalidad, sólo que aquí el segundo elemento ocurre después del primero. A continuación un ejemplo

Ejemplo

En su camerino escuchó una prematura tercera llamada: un irremediable pánico la invadió por completo. (Aquí puede verse la posterioridad en el segundo elemento, ya que el “pánico” surgió después de que recibió la tercera llamada. Es algo lógico e inclusive, puede sustituirse los dos puntos por la expresión “de pronto” o “de repente” para indicar esa posterioridad).

4. Precisión o explicación

Aquí, los dos puntos son usados para explicar o aclarar una expresión que se enuncia inmediatamente antes. Suele ser utilizado, mayoritariamente, para introducir algún concepto una vez que se enunció su definición con anterioridad.

Ejemplo

-El estudio de los signos en el seno de la vida social: semiología. Fue un concepto proveniente de la escuela francesa…

Este verano viajaremos por toda la costa del Golfo: por Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche. (En este caso se está aclarando los estados del Golfo por los cuales se hará el viaje).

5. Anáfora y catáfora

Las anáforas y catáforas son figuras retóricas por las que se retoma un elemento ya mencionado en el discurso o indican que se anticipa algo que se va a mencionar más adelante en el texto. A continuación unos ejemplos.

Ejemplos

Eso fue lo que la asustó: que su padre no llegara a la hora habitual. (Lo que me funciona a mí para indicar el lugar en el cual debe ponerse el punto, es preguntarse por el ¿qué fue lo que la asustó?, así sabrán que deben colocar los dos puntos en ese lugar. Puesto que, al ser una catáfora, se está anunciando algo que se va a decir después ).

– Que su padre no llegara a la hora habitual: eso fue lo que la asustó. (Aquí se ejemplifica la anáfora en la cual se retoma algo que ya se dijo).

Muy bien, errateros. Con esto termina la lección del día de hoy; espero que les haya servido de mucha ayuda y hayan podido entender ––a grande rasgos–– los diversos usos que tienen los dos puntos. No olviden que si poseen alguna duda pueden mandarme un mensaje o comenten abajo en la publicación para darles una solución. Los invito cordialmente a que sigan practicando y que revisen próximamente la siguiente lección referente al uso del “guión y la raya”. No olviden responder la evaluación que les pondré abajo y así refuercen sus nuevos conocimientos. ¡Saludos!

Evaluación

I. Escriba dos puntos donde corresponda.

1. En la clase de literatura leíamos las siguientes obras El Quijote, La vida es sueño y La Celestina.

2. Adaptamos nuestro modo de hablar y escribir a las circunstancias del caso el tema de que tratamos, el propósito que nos guía, la persona a quien nos dirigimos.

3. Su estilo me gusta es claro su vocabulario, abundan los ejemplos, sus pensamientos son profundos.

4. Distinguido doctor Le escribo para pedirle que…

5. Mis árboles se están secando hace mucho que no llueve.

6. Hace mucho que no llueve mis árboles se están secando.

7.De vez en cuando tiene algunos comportamientos inexplicables hoy ha venido a la oficina con sus zapatillas de andar por casa.

8. “Lo peor ha sido eso ese arreglo, ese alisar, que tenía algo de complicidad, de aquiescencia…”

9. “Don Joaquín Acosta dijo Los árboles son los reguladores de la vida”.

10. “El holgazán acaba ordinariamente sus días en la mayor miseria y abandono justo castigo que recibe el que se entrega a la ociosidad”.

Curso de Redacción fast-track: Lección 3. Nociones básicas de morfosintaxis.

Hola, errateros. Espero y hayan tenido una gran semana para poder repasar las dos primeras lecciones de este curso que, hasta ahora, ha logrado una buena penetración de lectores. El día de hoy les traigo una nueva lección que, aunque parezca sencilla, no lo es. Hablaremos de las nociones básicas de morfosintaxis haciendo hincapié en que la morfosintaxis es el conjunto de reglas y/o elementos que nos permiten construir oraciones correctas y con sentido. Por tanto, es importante que repasen esta lección para que al final logren reconocer los elementos de cada una de las oraciones y así eviten ambigüedades en su redacción. Además, la lección de hoy estará plagada de diversos ejemplos. Al final colocaré una evaluación para quienes deseen poner a prueba sus nuevos conocimientos. Si pueden coménteme qué tal les fue, me encantaría ayudarlos con sus dudas. ¡Comencemos!

Morfosintaxis_nube_de_palabras

Nociones básicas de morfosintaxis

EL SUJETO

El sujeto es aquello que concuerda gramaticalmente con el verbo ya sea en número o en género.

  • Pasos para indicar el sujeto

1. Identificar el núcleo del predicado (verbo).

2. El sujeto será la entidad que concuerde en género y persona.

Ejemplo: Me duelen las piernas. En este caso, es probable que algunos piensen que hay un sujeto tácito (aquél que no está expresado en la oración) y que sería “A mí”. No obstante, si ustedes pensaron esa respuesta es incorrecto, ya que en el ejemplo anterior, el sujeto es “las piernas” debido a que concuerda en número y persona con el predicado. Tanto el verbo como el sustantivo están en plural.

3. Para hallar el sujeto puede alterarse el verbo de singular a plural, y viceversa para identificarlo.

4. El sujeto puede estar omitido en la oración (sujeto tácito o morfológico).

Ejemplo: ¿Quiéres un café? En este caso, el sujeto tácito sería el pronombre “tú”. Sólo que no está expresado en la pregunta.

NOTA IMPORTANTE: El sujeto puede estar antes o después del verbo. No se vayan con la finta de que siempre el sujeto estará al inicio de la oración.  Aquí un ejemplo de que el sujeto puede ir al final:

Al tesorero dejaron de importarle los pretextos. En este caso, el núcleo del predicado es “dejaron de importarle” y “los pretextos” sería el sujeto de la oración. “Al tesorero” funge como un complemento indirecto y no como sujeto. Recuerden que siempre, para indicar el sujeto, hay que observar el verbo de la oración. En este caso, el verbo “dejaron” está en plural, por tanto no podría ser “al tesorero”, ya que está en singular.

COMPLEMENTOS

  • Complemento directo: Es la entidad que está restringida o delimitada por el verbo. Los pasos para identificar un complemento directo son los siguientes:

Ejemplo base para explicar cada paso: Jaimito rompió la ventana.

1. Sustitución pronominal por lo, la, los,las. En este paso, para identificar el complemento directo, tendríamos que sustituirlo por “la” y quedaría: Jaimito “la” rompió”. Así, nos estamos refiriendo a que Jaimito rompió “la ventana” que es el complemento directo de dicha oración.

2. Que pueda admitir voz pasiva, es decir, que la oración esté conformada por el complemento + el participio del verbo en pasado. Además, el objeto directo se convierte en el sujeto de la oración. Quedaría de la siguiente manera: La ventana fue rota por Jaimito.

3. El complemento puede hallarse al responder a la pregunta ¿Lo + verbo en participio de la oración?

Ejemplo: ¿Lo roto? —-> la ventana. La ventana, recordemos, es el complemento directo de nuestra oración.

4. El que siempre hemos usado para encontrar el complemento directo es responder a la pregunta ¿Qué + verbo conjugado de la oración? Ejemplo: ¿Qué rompió Jaimito? —–> La ventana.

Con los anteriores pasos, pueden identificar con seguridad el complemento directo de las oraciones. A continuación les presento un ejemplo más para reforzar lo dicho con anterioridad.

Oración base: “Eva cambió la cita” –––> el complemento directo es “la cita”.

Aplicación de los pasos:

1. Eva la cambio.

2.La cita fue cambiada por Eva.

3. ¿Lo cambiado? –––> La cita.

4. ¿Qué cambió Eva? –––> La cita.

  • Complemento indirecto: Es aquella identidad sobre la que recae la acción del verbo. Los pasos para identificar un complemento indirecto son las siguientes:

Ejemplo base para explicar cada paso: Entregaron el piano a tu tía –––> “a tu tía” es el complemento indirecto.

1. Es sustituible por le, les o bien por se en la doble sustitución. Recuerden que la primera sustitución es la que se da con el complemento indirecto al pasarlo a lo,la,los,las.

 Ejemplo: Le entregaron el piano a tu tía / Se lo entregaron.

2. Responde a la pregunta ¿ A quién? o ¿Para quién?

Ejemplo: ¿A quien le entregaron el piano?–––––> A tu tía.

3. No cambia de función en la transformación a voz pasiva. En la voz pasiva, el complemento indirecto no puede fungir como sujeto. Sólo el complemento directo puede ocupar el lugar del sujeto al pasarlo a voz pasiva.

Ejemplo: El piano fue entregado a tu tía / El piano le fue entregado. 

  • Circunstanciales: Son aquellos elementos del verbo que pueden aparecer o no aparecer en la oración, pero que añaden un significado mayor a la  misma. Los circunstanciales aportan significados de:

a) Lugar;

b) Tiempo;

c) Modo;

d) Compañía;

e) Instrumento;

f) Causa;

g) Finalidad.

A continuación ejemplos de cada uno de los circunstanciales presentados anteriormente.

1. Vivo en México –––> Lugar.

2. Saldremos mañana –––> Tiempo.

3. Huele mal ––––> Modo.

4. Vivo con mi hermano ––––> Compañía.

5. Lo mató con un cuchillo ––––> Instrumento.

6. Llegué tarde por tu culpa ––––> Causa. 

7. Estudió para aprobar Redacción –––> Finalidad.

  • Lo que debes tomar en cuenta acerca de los circunstanciales:

1. No son sustituibles por ningún pronombre átono (lo, la, los, las, le, les, se).

2. No concuerdan con el verbo.

3. Un verbo puede ir acompañado por más de un complemento circunstancial, pero solamente por un sujeto, un complemento directo y un complemento indirecto.

Aquí un ejemplo de como un verbo puede ir acompañado por más de un complemento circunstancial: Voy todos los días con mis hijos al colegio. ––––> “Todos los días” (tiempo), “con mis hijos” (compañía), “al colegio” (lugar).

SEGUNDA PARTE DE LA LECCIÓN

PROBLEMAS DE LEISMO, LAISMO, LOISMO.

Estos términos hacen referencia al mal uso de los pronombres átonos le, lo, la, los, las, les. Es importante que pongan atención en esta parte de la lección, ya que es posible –– a mí me pasó–– que toda nuestra vida estuvimos usando mal estos pronombres cuando en realidad su uso incorrecto modifica el discurso que emitimos.

  • Complemento directo (lo, la, los, las)

En el caso de estos pronombres átonos, “lo” y “la” se usarán en singular, el primero es género masculino y el segundo femenino. “Las” y “los” se usarán cuando sea plural. A continuación unos ejemplos de su uso correcto:

1. Ayer entregué unos oficios.

– Ayer los entregué. –––> Se usa “los” porque hablamos de “unos oficios” (plural), por tanto debe usarse el pronombre átono plural para identificar a nuestro complemento directo. No tendría sentido usar “lo” porque, en ese caso, el complemento directo debería ser “un oficio” y no “unos oficio”. Tengan cuidado con esta cuestión.

2. Ayer entregué la carta.

– Ayer la entregué. –––––> Mismo caso que el anterior, sólo que aquí el género es femenino, por tanto usamos el pronombre “la”.

  • Complemento indirecto (le, les, se)

En el caso de estos pronombres átonos, “le” se usa en singular y “les” para plural. Aquí no hay distinción de género. Mientras que “se” se emplea para una doble sustitución. A continuación algunos ejemplos:

1. Ayer le entregué un oficio al director.

– Ayer le entregué un oficio. ––––> Usamos el pronombre “le” porque estamos hablando del director que es singular.

2. Ayer le entregué un oficio a los secretarios.

– Ayer les entregué un oficio. ––––> En este caso, usamos “les” porque ahora nuestro complemento indirecto  ––”a los secretarios”–– es plural.

3. Ayer entregué un oficio a las directoras.

– Ayer se lo entregué –––––> Aquí, usamos “se” únicamente cuando queremos usar la doble sustitución. Pueden darse cuenta que después de “se” está  “lo” que nos indica que igual hicimos la sustitución del complemento directo de la oración que es “un oficio”.

  • Casos excepcionales

Una excepción del leismo es cuando tenemos el siguiente ejemplo:

1. Ayer vi a María. 

En este caso, podría decirse que “María” es un complemento indirecto y sería sustituido como: “Ayer le vi”. Sin embargo, esto no resulta correcto, ya que en sí es un objeto directo y tendría que ser sustituida la oración como: “Ayer la vi”. 

A pesar de esto, hay algunos leísmos considerados correctos y se admiten sólo cuando un complemento directo sea [ + humano, + masculino] Sé que suena medio machista, pero así lo marca la tradición de la lengua española. Aquí un ejemplo correcta de esta excepción:

2. Ayer vi a Antonio

– Ayer lo vi ( Estaría bien, pero no seria lo ejemplar).

– Ayer le vi (Estaría correcto porque es más masculino). Se considera correcto, porque hay escritores como Cervantes que emplean esta excepción.

Errores más frecuentes de los pronombre átonos

A continuación les dejaré algunos errores muy comunes que encontramos en la vida cotidiana. Revísenlos y recuerden no caer en la trampa. Piensen en su complemento directo y complemento indirecto antes de hablarlos o escribirlos.

1. Uso de “le” por “les”

* Ya le puse agua a las macetas (Está mal).

* Ya les puse agua a las macetas (Es correcta).

*(…) Pero tú como papá te ves mucho peor ¿Qué le estás enseñando a tus hijos? ( Error garrafal dentro de este spot que ya muchos conocemos).

* (…) Pero tú como papá te ves mucho peor ¿Qué les estás enseñando a tus hijos? (Es la correcta ––ahora podrán reírse del comercial cada vez que lo vean en el cine o la televisión––).

2. Uso de “le” no referencial

*Andale : Se considera incorrecto a menos que se emplee como una interjección.

*Córrele: Es incorrecto. Debe usarse “le corres”. ¡Tengan cuidado! No hagan el oso en este caso.

3. Pluralizar el complemento directo en caso de complemento indirecto plural en la doble sustitución. 

*Se lo dije (Es la correcta).

*Se los dije (Está mal empleado porque recuerden que el “lo” es para complemento directo no para indirecto. A la próxima que vayan a echar la culpa a una mayoría de gente no vayan a decir: “Se los dije”. Digan la primera opción para que no caigan en el error).

 Al fin hemos acabado con la lección del día de hoy. Perdonen si fue muy extensa, pero era necesario abarcar todos estos aspectos para que no caigan en errores tan comunes como los que pudieron leer anteriormente. Ahora, me dispongo a dejarles una pequeña evaluación con la esperanza de que puedan reforzar los conocimientos aprendidos después de haber leído esta publicación. Les mando un saludo y los espero en la siguiente lección en la que hablaré sobre los signos de puntuación: el punto. Mucha suerte. Recuerden que si tienen dudas pueden contactarme para resolverlas. Un abrazo.

Autoevaluación

I. Localice el núcleo del predicado en las siguientes oraciones.

1. ¿El fax llegó bien?

2. Escuché sus pasos con terror y abnegación.

3. Sin motivo aparente, el francotirador asesinó a más de veinte seres humanos.

II. Localice el sujeto en las siguientes oraciones. 

4. La mayoría de los animales de esta región encuentra refugio en los bosques protegidos.

5. Treinta pesos y la promesa de volver con más dejó Lorenzo en la casa del viejo.

6. Nos gustan las fiestas con baile y cerveza.

III. Sustituya el complemento directo por el pronombre correspondiente (lo, la, los, las).

7. Baltazar rezó sus oraciones con voz clara y distinta.

8. Perdí los pocos amigos que tenía.

9. Un barco velero transportó a María.

10. Las devotas rezagadas llamaban la atención de las autoridades.

IV. Localice el complemento directo en las oraciones.

11. Eugenia encontró las llaves de su casa bajo un libro.

12. Fumigaron los sembradíos con sustancias tóxicas.

V. Localice el complemento indirecto en las siguientes oraciones.

13. Federico García Lorca dedicó sus alma a las ciudades andaluzas.

14. Los lectores reprochaban al autor del libro su actitud pesimista.

VI. Sustituya el complemento indirecto por el pronombre correspondiente (le, les).

15. El maestro compró la gorra a un mercader veneciano.

16. La mujer sirvió el desayuno con tacto exquisito a don Fulgencio.

17. Ellos dieron alas al culto maniático de los ángeles.

18. Yo canto para un auditorio compuesto de recatadas señoritas y de empolvados viejitos positivistas.

VII. Localice los complementos circunstanciales en las siguientes oraciones.

19. En aquella ocasión, las moscas revoloteaban insistentemente alrededor del pastel.

20. El día en que tú naciste nacieron todas las flores.

Curso de Redacción fast-track : Lección 1. Importancia de la redacción.

Bienvenidos sean todos ustedes a este taller que he denominado “Curso de Redacción fast-track“. Todo el material que se les proporcionará ha sido recopilado de las clases del Dr. Juan Gabriel Nadal Palazón ––académico de la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor de la asignatura de Taller de Redacción de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales––. Por tanto, espero y puedan sacarle provecho a cada uno de los temas que serán publicados a partir de hoy. Espero con ansias que al final logren fortalecer aquellas deficiencias que poseen y logren aprender aquello que sus profesores no supieron enseñarles a profundidad. Les deseo la mejor de las suertes.

Recuerden llevar tatuado siempre, cuando están en contacto con la escritura, aquel hashtag del profesor que me adoctrinó no sólo a mí, sino a varios de mis compañeros. La frase de la que les hablo lleva por nombre #NoHagaElOso, cuando puedan decirla significará que definitivamente han logrado aprender la importancia de la escritura en su vida diaria. ¡Comencemos!

redaccion

Importancia de la redacción

En el arte de la estructuración de nuestros propios discursos escritos persisten principalmente cuatro aspectos que deben ser tomados en cuenta para la elaboración de  escritos académicos, laborales y/o personales. Estos cuatro aspectos son:

1. Prestigio social;

2.Disciplina Mental;

3.Respeto a la tradición;

4. Unidad de la lengua.

En lo que respecta al prestigio social, puede afirmarse que éste remite a la importancia de que si una persona habla bien o escribe bien gozará de este prestigio que le dotará la sociedad o su círculo más cercano. Por tanto, la importancia del plasmar nuestras ideas con buena estructuración logrará que nuestro receptor o lector nos coloque en una posición aceptable, porque entiende a “pie de la letra” todo el mensaje que le comunicamos.

La disciplina mental conlleva un esfuerzo personal por querer realmente dar un cambio en nuestra forma de expresión, puesto que, cuando nos expresamos, damos información de nuestra preparación o compromiso con querer expresarnos de la mejor manera para que el otro nos entienda. Así que este esfuerzo llevará, por consiguiente, al prestigio social del cual se habló en el párrafo anterior.

El respeto a la tradición se basa en no alterar o modificar la lengua en la cual nos expresamos. Cabe destacar que los primeros indicios del español datan del siglo XIII al ser descendiente del latín. Es así como, a partir del siglo XIII, surgen las normas ortográficas muy similares a las actuales. Recuerden siempre seguir las normas establecidas, no alteren su composición.

Por último, tenemos a la unidad de la lengua la cual consiste en que todos los miembros de la comunidad de una lengua se entenderán entre sí. Es decir, que difícilmente tú podrás entender a un japonés, ya que poseen lenguas distintos. Por tanto, es necesario reiterar que hay que comunicarnos siempre con la mejor claridad para evitar alteraciones que dificulten la comunicación con otra persona ya fuera en el lenguaje escrito o hablado.

Así, hemos llegado al final de esta primera lección. Fue una  publicación muy corta, pero necesaria como introducción al mejoramiento de nuestra redacción. No olviden la regla número uno que para mí es de las más importantes y supongo que por eso están aquí. Al final, el ver en sus trabajos felicitaciones por su redacción los dotará, al instante, de una gran satisfacción y con ello sus trabajos serán presentables y, por ende, lograrán calificaciones más altas. Recuerden: una buena redacción siempre será un elemento de tranquilidad y comodidad para cualquier maestro o lector.

¡Mucha suerte! Nos vemos en la próxima entrada con el tema de “Proceso de composición de textos”. Si hay dudas, háganmelas saber. Un abrazo.