“Ley Atenco”: la represión justificada.

Por: Don Errata (Oliver López)

ley_atenco_dentro_700x450

A finales de julio de este año entrará en vigor una ley que regulará el uso de la fuerza en el Estado de México y permitirá que los elementos de seguridad pública disuelvan manifestaciones y protestas consideradas “ilegales”, incluso, usando armas letales en caso de ser necesario. Es la llamada “Ley Atenco” que pone en tela de juicio el poder con el que el Estado pretende brindar paz y seguridad a la ciudadanía.

Esta ley que fue aprobada, no solamente por los diputados mexiquenses del PRI y PVEM sino también por los del PRD, se construyó gracias a una iniciativa del gobernador Eruviel Ávila, enviada en diciembre del 2015 al Congreso Estatal y que fue aprobada el pasado 17 de marzo, día en que –a su vez– se promulgó.

Hasta ahora, pueblos y comunidades organizados del Estado de México se pronunciaron en contra de esta nueva ley a la que ellos llaman “Ley Eruviel” y pidieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) interponer una acción de incostitucionalidad, pues es una ley que va dirigida a todos aquellos que recurren al derecho de expresarse libremente.

La cuestión con esta nueva ley está en que en ella los gobernantes quedan absueltos de los ataques que las fuerzas de seguridad lleguen a cometer en actos futuros y que puedan ocasionar consecuencias graves como la muerte de una persona.

Así es como el andamiaje político acaba de aprobar una nueva ley con alcances aún más extremos que la antigua “Ley Bala”, pues ésta del año 2014 permitía a los elementos de seguridad pública el uso de armas únicamente “incapacitantes” más no letales; es decir, aquellas que por su naturaleza no ocasionaran lesiones que pudieran poner el riesgo la vida de las personas. Sin embargo, la “Ley Bala” tuvo corta vida a causa de su derogación por parte del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

El contraste es que ahora la “Ley Bala” ha regresado en una versión remasterizada, pero con alcances más represivos y violentos donde el uso legitimado de armas letales habla ya –por sí misma– de los alcances de esta nueva iniciativa de seguridad. Además, el artículo 8 de la legislación aprobada por el Congreso del Estado de México, faculta el uso de las armas letales a los agentes policiacos en casos “estrictamente inevitables” y –casualmente– serán ellos mismos los que consideren los tipos de agresión ante los cuales deberán actuar. A continuación el listado de los tipos de agresión:

1. Resistencia Pasiva: cuando la persona no obedezca las órdenes legítimas comunicadas de manera directa por el elemento que previamente se haya identificado como tal y no realice acciones que dañen al mismo, a terceros o al elemento.

2. Resistencia activa: cuando la persona realice acciones con el propósito de dañarse, dañar a un tercero, al elemento o a bienes propios o ajenos.

3. Resistencia agresiva: cuando la persona realice movimientos corporales que pongan en riesgo su integridad física, la de terceros o la del propio elemento.

4. Resistencia agresiva agravada: cuando las acciones de la persona representen una agresión real o inminente que ponga en peligro la vida de tercero o la del elemento de seguridad.

Así es como en cada una de los tipos de agresión está planteado que cuando una persona ponga en riesgo la seguridad del elemento policiaco, éste podrá actuar de manera “letal” contra dicho agresor. Por lo tanto, ahora los policías estatales y municipales estarán encargados de decidir el momento en que una manifestación es “ilegal” o “altera el orden público”. Y si desean conocer las armas con las cuales la represión justificada se estará llevando a cabo, a continuación las enumero:

  1. Uso de toletes y gases lacrimógenos;
  2. Macanas y golpes;
  3. Uso de esposas rígidas y candados para pulgares;
  4. Dispositivos de descargas eléctricas;
  5. Candados de mano.

De esta manera es como el Estado pretende brindar la seguridad a los ciudadanos; ya no existe más la figura del concilio o el acuerdo. El pacto por el bienestar de todos nosotros queda disuadido en pensar que la solución son las armas. La libertad de expresión existe, pero poco a poco se vuelve en un medio para ser castigado, encarcelado e inclusive asesinado. La represión legitimada ha encendido su luz en el Estado de México con aras de expandirse a lo largo del territorio nacional. El gatillo y la violencia se han convertido en la nueva estabilidad para el gobierno y el sufrimiento del otro en la sombra de una impunidad que continúa latente. Los gobernantes quedarán como los inocentes, mientras la agresión se volverá en algo relativo ante el cual el accionar de la violencia encontrará su camino por el cual hallar un cauce sin considerar sanción alguna.

atenco

Anuncios

Feudalismo democrático: Duelo de izquierdas en el D.F.

Por: Don Errata

Las elecciones del 7 de junio han pasado a ser un capítulo más dentro de la historia política mexicana. El mosaico político de los partidos izquierdistas dio un ajuste dentro del andamiaje de las cúpulas de la oposición. Delegaciones, diputaciones locales y federales estuvieron en juego, y el arrebato por los mandatos se suscitaron una vez que los porcentajes del Programa de Resultados Preliminares del Instituto Federal Electoral (PREP) comenzaron a mostrarse minuto a minuto. El panorama en el Distrito Federal cambió rotundamente después de que el cómputo de votaciones llegó al 99.1%. El sol azteca ya no gobernaría ––mayoritariamente–– la capital del país: el reparto de los feudos (delegaciones) ha comenzado a operar.

De las 14 delegaciones que el PRD ganó en 2012, en estas pasadas elecciones, alcanzó únicamente a mantener seis demarcaciones: Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Álvaro Obregón y Venustiano Carranza. En cambio, la sorpresa de los comicios estuvo liderada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que logró la victoria electoral en cinco feudos: Azcapotzalco, Tláhuac, Xochimilco y Cuauhtémoc.

Asimismo, el duelo de oposiciones se gestó en las diputaciones locales donde Morena ganó 18 de las 40 diputaciones de mayoría relativa en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), mientras que el PRD solamente consiguió 18 (que el sol azteca quedara con menos diputaciones, es un hecho que no ocurría desde el año 2000). Ahora Morena, liderada por Andrés Manuel López Obrador, pasaría a convertirse en la primera fuerza dentro de la Asamblea, ya que el Partido Acción Nacional (PAN) únicamente quedó con cinco distritos locales y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con tres. Por tanto, el declive de los perredistas en la Asamblea se verá de ahora en adelante, porque de 34 diputados actuales, ahora sólo tendrán 16.

Sin embargo, la lucha por los feudos ––cuyo señorío pertenece Miguel Ángel Mancera–– comienza a engrandecerse a causa de las impugnaciones. El líder del sol azteca capitalino, Raúl Flores, señaló que debe volverse a llevar a cabo los comicios a jefe delegacional en la delegación Cuahtémoc, a causa de las “supuestas” irregularidades acaecidas el pasado 7 de junio.

Con esto, el golpeteo político comienza a gestarse, ya que con esta acción el PRD pretende sacar del reino a Ricardo Monreal, quien quedó electo como jefe delegacional en Cuauhtémoc, y la queja del sol azteca es que el delegado electo rebasó hasta el 200% el tope de gastos durante su campaña. Así es como la antigua operación del voto por voto, por parte de la facción perredista, decide comenzar a operar para el reconteo de votos en dicha delegación.

Los fantasmas del 2006 regresaron nuevamente, pero ahora no para impugnar en contra de la derecha política, sino en contra de la izquierda misma. Los feudos han sido repartidos, el ciudadano ––por medio del voto–– eligió a sus propios vasallos. Magdalena Contreras y Milpa Alta decidieron que el PRI los gobierne por los próximos tres años, mientras que los siervos de Benito Juárez y Miguel Hidalgo decidirán confiar nuevamente en el PAN. La controversia es que ahora que el reino perredista ha perdido su fortaleza y su control en los feudos, las decisiones del Señor (Miguel Ángel Mancera) tendrán que pasar por la discusión de aquellos que arrebataron el poder de los feudos (Morena). Por tanto, el panorama político rumbo al 2018 comienza a verse incierto. ¿Se aproxima una ruptura de la izquierda nacional? ¿Deberá el PRD, PT y Movimiento Ciudadano aliarse a Morena para ganar en 2018?

La respuesta, probablemente, sea sí. No obstante, la concepción partidista actual de Morena es la de evitar alianzas con partidos; sin embargo, la necesidad por ganar los comicios en 2018 puede que sea una excusa para que la realidad cambie y las alianzas coexistan. Además, se rumora que la tercera es la vencida para AMLO, pero ––ante la fractura izquierdista–– el que Morena se aventure sin compañía en 2018 no logrará su triunfo. Por ende, el construir acuerdos con Nueva Izquierda debe ser una opción. No obstante, será necesario observar el desempeño de los nuevos delegados electos y estar al tanto de ver cómo comienza a operar el andamiaje en la Asamblea Legislativa. Los feudos han sido reconfigurados y las condiciones de vida de los siervos comienza desde cero, la moneda fue lanzada al aire el domingo pasado, y ahora es cuestión de observar posibles cambios o probables decepciones.

FUENTES:

http://www.jornada.unam.mx/2015/06/09/capital/035n1cap

http://noticias.terra.com.mx/elecciones/prd-el-gran-perdedor-en-elecciones-2015-del-df-morena-el-gran-ganador,ac8389fe4284a4ba6bcfee1a733b691fc9k7RCRD.html

http://www.eluniversal.com.mx/ciudad-metropoli/2015/pedira-prd-df-repetir-elecicones-en-cuauhtemoc-1106716.html

http://www.eluniversal.com.mx/ciudad-metropoli/2015/morena-primera-fuerza-en-aldf-desplaza-a-prd-1106500.html

http://www.animalpolitico.com/2015/06/como-quedo-morena-en-su-primera-eleccion-como-partido/

De la gloria al declive: Crisis del sexenio de EPN.


peña

 Por: Rafael Oliver López López (Don Errata)

El primero de diciembre de 2012 trajo consigo un proyecto en donde el “nuevo PRI” articularía el andamiaje para la consolidación de un proyecto de nación el cual se manifestaría con la instauración de un Pacto entre las tres principales fuerzas políticas. El Pacto por México sería visto como el fortalecimiento de la democracia donde las fronteras partidistas habían terminado. Ahora PRI,PAN y PRD coadyuvarían por la construcción de un país que estaría en constante movimiento a través de cada una de las Reformas que fueron acordándose en las mesas de trabajo. Sin embargo, en los meses de noviembre y diciembre del año pasado, se disolvió el Pacto. A pesar de ello, las reformas estructurales habían comenzado a operar.

Los líderes, en aquel entonces, como Jesús Zambrano del PRD y Gustavo Madero del PAN se vieron traicionados ante las maniobras políticas del PRI. El gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN), al estilo de los científicos durante el Porfiriato, fue apoderándose del Pleno Legislativo a través del cual lograría, mediante el fast-track, la promulgación y aprobación de nuevas leyes y reformas durante el primer y parte del segundo año de su sexenio.

El año 2014 sería clave para la reconstrucción de un gobierno en el cual se dejaría atrás el estigma de ver a México manchado por el narco para comenzar a observar un nuevo país con fines progresistas mediante la formulación de acuerdos internacionales y el fortalecimiento de alianzas con Estados Unidos a través de, por ejemplo, la Reforma Energética. Cada uno de los movimientos realizados por el gabinete de EPN hizo que la revista inglesa Time le dedicara la portada completa al presidente con el lema “Saving Mexico” (Salvando a México). A raíz de esto, la construcción de la línea política del gobierno peñista comenzaba a fortalecerse en la opinión pública de los diarios extranjeros. Inclusive, llegaría a instaurar el lema de “Mover a México” el cual denotaba la aproximación hacia un status quo que ya se había encarrilado desde la conformación del Pacto por México. Asimismo, la legitimación del gobierno de Peña logró consolidarse con la aprobación de la Reforma Energética en agosto y, posteriormente, con la entrega en septiembre del Segundo Informe de Gobierno que dio a conocer el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong. Diarios nacionales como Excélsior, Milenio y Reforma, se encontraban postrados en la visión de los avances gubernamentales del gobierno peñista; sin embargo, a mediados de septiembre, la visión modernista que había alcanzado a instaurar el “nuevo PRI” comenzó a derrumbarse y a causar dudas.

Sale a la luz el caso Tlatlaya, ocurrido el pasado 30 de junio, en el que se encontraban implicados elementos del Ejército quienes ejecutaron a ocho de los 22 fallecidos en una bodega de dicho municipio en el Estado de México. La opinión pública había causado un giro de 180 grados en cuanto a los temas de la agenda nacional los cuales cambiaron en gran medida cuando se publicaron, a finales de septiembre, las primeras notas respecto al asesinato de 6 estudiantes normalistas de la Escuela Rural Isidro Burgos y la desaparición de otros 43 en la comunidad de Iguala, Guerrero.

La crisis del gobierno peñista se suscitó y la glorificación por las nuevas reformas estructurales se vieron opacadas por estos dos casos en los cuales estaban involucrados, por una parte, el Ejército y los cárteles del narco. A partir de ese momento, la agenda pública día con día comenzó a documentar los hechos, los padres de los normalistas de Ayotzinapa exigían que el caso no quedara impune, y las protestas pacíficas por la aparición de los 43 normalistas desaparecidos afloraron en los estados de la República e impresionaron en el Distrito Federal.

La desmitificación de la PGR acerca del hallazgo de los restos de posibles normalistas en el basurero de Cocula, Guerrero se convertiría en una escena que generó la ebullición de un movimiento que no perdía la esperanza y que avanzó con más fuerza a partir de las declaraciones del procurador Jesús Murillo Karam quien, al final de su conferencia de prensa, afirmó: “Ya me cansé”.

Bajo el hashtag #YaMeCanse miles de ciudadanos del país comenzaron a manifestarse ante las declaraciones del procurador. Ni los padres de los normalistas, ni siquiera la propia ciudadanía confiaban en las irregulares evidencias mostradas por la institución. Por tanto, decidieron mandar el caso para su rectificación a peritos del Equipo de Argentino de Antropología Forense (EAAF) para esclarecer el caso.

La aparición de EPN fue mínima en cuanto a la contribución de apoyo a los padres de los normalistas y, además, comenzó a ser criticado por la prensa mexicana y extranjera al hacer su viaje de negocios a China cuyo objetivo era consolidar alianza comerciales, pero se decía que en ese viaje estaría inmiscuido el tema de la licitación del tren de alta velocidad con ruta México-Querétaro la cual le fue cancelada a la constructora China Railway Construction Corporation.

El “Mover a México” difundido en los spots oficialistas se vio opacado por el avance del caso Ayotzinapa y las constantes críticas que harían Time, The Economist, The New York Time, etc., quienes decían que el discurso de EPN siempre había considerado a la seguridad como un punto importante en el país; sin embargo, nunca dijo cómo lograría dicho cometido y únicamente se centró en la parte económica que se vería en mayor medida en cada uno de sus informes.

Así, el presidente EPN se mantuvo resguardado detrás de los miembros de su gabinete, posición a través de la cual afirmaría que no aprobaba los actos violentos de las manifestaciones y que, en caso de que se suscitaran, haría uso de la fuerza para su control. Por tanto, a casi tres meses de que aconteció el conflicto de Ayotzinapa, las respuestas continúan sin esclarecerse. La confirmación de los restos de unos de los normalistas ––Alexander Mora–– por parte de los peritos argentinos, comienza a sembrar la certeza de que los estudiantes fueron asesinados por el cártel de los Guerreros Unidos en Cocula. La renuncia del gobernador Ángel Aguirre y el encarcelamiento de José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa denotan una eficacia de las exigencias de la sociedad ante las autoridades y connotan un cumplimiento por parte de las autoridades que es visto en la superficie, pero que en el fondo son instituciones que continúan sin lograr un avance significativo en cuanto a la resolución de problemas que atañen a la nación.

Así, el gobierno del EPN pasó de la narratividad progresista al regreso del estigma dejado por el sexenio de Felipe Calderón, el gobierno del narco y de las miles de muertes vuelve a flote en los grandes diarios nacionales. El proyecto peñista comienza a generar dudas, el alza del petróleo se ha suscitado y la caída del peso frente al dólar es una realidad. En sólo tres meses, el declive de un proyecto de nación se ha venido abajo, el trabajo de dos años no ha rendido frutos y comienza a ver sus propias ineficacias pese a lo esperado.

Las elecciones de 2015 están cada vez más cerca, la ciudadanía empieza a dudar si realmente debe salir a las urnas el próximo año. ¿PRD,PRI,PAN? Cada uno de los partidos se encuentra en la resolución de sus propios problemas internos, la esperanza del concepto “democracia”, conforme pasa el tiempo, suele ser menos creíble. Postrar el voto de confianza en los partidos políticos se vuelve algo ineficaz, el descontento se ha acumulado y las protestas se han intensificado.

¿Qué le espera al gobierno peñista lo que resta de sus sexenio? Es mejor darle el beneficio de la duda, hay que esperar a ver el avance de los sucesos; sin embargo, lo que es un hecho es que cada vez el presidente EPN se ve puesto contra las cuerdas a través de la revelación de información que atañe directamente a su gobierno o a su persona como la situación de “La casa blanca” de su esposa Angélica Rivera. La salida no será fácil y es probable que el repunte de la figura de Peña Nieto lleve a un cambio electoral donde su partido pierda votos y no se logre el cometido de ocupar las alcaldías y diputaciones en cada uno de los estados de la república. La ciudadanía será la que tendrá la última palabra y las urnas la consolidación de un nuevo cambio político nacional.